¿La grasa vegetal es una grasa trans?

La grasa vegetal es un ingrediente común usado en pasteles, tartas, panes, rosquillas y otro productos horneados. Normalmente se utiliza para preparar los alimentos fritos como aros de cebolla, pollo y pescado empanados y salchichas de desayuno en restaurantes de comida rápida. Aunque la grasa vegetal está presente prominentemente en las dietas de muchos norteamericanos, algunos tipos están cargados de grasas trans insalubres.

Proceso de produccion

El proceso de producción determina si la grasa vegetal contiene grasas trans. Algunos tipos de de grasa vegetal son parcialmente hidrogenados, lo que significa que se le infunde con átomos de hidrógeno para crear un aceite que sea sólido a temperatura ambiente pero que se derrita a la temperatura de cocción. La reacción química convierte el aceite de la grasa vegetal en grasas trans. Otros tipos de grasa vegetal son totalmente hidrogenadas, no se derriten a las temperaturas de cocción por sí mismas. La grasa vegetal totalmente hidrogenada debe estar impregnada de aceite de vegetal no hidrogenado, que reduce el punto de fusión para hacerla apta para cocinar. Esta no contienen grasas trans, aunque el proceso de hidrogenación resulta en grasas saturadas, que pueden conducir a enfermedades cardíacas.

Beneficios

La principal ventaja de la hidrogenación es mayor vida útil, la grasa vegetal puede almacenarse durante largos períodos de tiempo a temperatura ambiente sin volverse rancia. La grasa vegetal con aceite hidrogenado es más económica de producir en volumen que la no hidrogenada, que reduce los costos para los restaurantes y consumidores. Debido a que puede ser almacenada a temperatura ambiente, también disminuye la necesidad de espacio para refrigerado.

Riesgos para la salud

Las grasas trans que se encuentran en la grasa vegetal parcialmente hidrogenada elevan las lipoproteínas de baja densidad en el torrente sanguíneo, según la Mayo Clini. Las lipoproteínas de baja densidad pueden contribuir a bloqueos de lípidos en los vasos sanguíneos, incrementando el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y de enfermedad de la arteria coronaria. Las grasas trans también reducen las lipoproteínas de alta densidad, que son componentes del colesterol en la sangre que ayudan a limpiar los depósitos de lípidos del sistema circulatorio.

Alternativas

Las grasas insaturadas son alternativas más saludables a las grasas parcialmente hidrogenadas y totalmente hidrogenadas que encontramos en la grasa vegetal. A diferencia de esta, las grasas insaturadas están libres de grasas saturadas y grasas trans. El aceite vegetal puro y el aceite de oliva son grasas insaturadas, aunque son más costosos y tienen una vida útil más corta que la grasa vegetal, no elevan las lipoproteínas de baja densidad o reducen las lipoproteínas de alta densidad. Estos aceites presentan menor riesgo de obstrucción del vaso sanguíneo. Las grasas monoinsaturadas en aceite puro de oliva pueden reducir el riesgo de enfermedad cardiaca, según la Mayo Clini.

Más galerías de fotos



Escrito por owen pearson | Traducido por marcela carniglia