La grasa del pato y el colesterol

El pato que más se consume en los EE. UU. es el pekinés, en especial la carne de la pechuga y de las piernas. El pato es una carne suculenta, principalmente por su alto contenido en grasa. Sin embargo, aunque el pato ofrece un alto valor nutricional en grasas saludables, proteínas, minerales y vitaminas, también contiene altos niveles de grasas saturadas y colesterol no tan saludables.

Grasas totales

La mayor parte del peso y el valor calórico del pato proviene de la grasa. Cada 100 g de la carne cruda de pato con piel contiene 39,34 g de grasa. La grasa contiene 9 calorías por gramo, por lo que una porción de 100 g de carne de pato contiene alrededor de 354 calorías. La mayoría de los adultos necesitan cerca de 44 a 78 g de grasa al día de acuerdo a Mayo Clinic.

Grasas monoinsaturadas

La mayoría de la grasa de la carne de pato es monoinsaturada y por lo tanto, saludable. La grasa monoinsaturada puede ayudarte a reducir los niveles de lipoproteína de baja densidad o colesterol malo, así como mejorar tu salud cardiovascular en general. De los 39,34 g de grasa total en una porción de 100 g de carne de pato, alrededor de 18,7 g provienen de las grasas monoinsaturadas.

Grasas saturadas

La carne de pato también contiene una gran cantidad de grasa saturada, con más de 13 g por cada 100 g de porción. Mientras que la grasa monoinsaturada reduce el colesterol en la sangre, la ingesta de grasas saturadas se asocia con niveles elevados de colesterol malo y con el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Las recomendaciones de la ingesta diaria de grasas saturadas de las principales organizaciones de salud varían ligeramente, por ejemplo, la American Heart Association (AHA) aconseja el siete por ciento de la ingesta calórica total.

Grasas poliinsaturadas

La carne de pato contiene aproximadamente 5 g de grasas poliinsaturadas por cada 100 g de porción. Al igual que las grasas monoinsaturadas, las poliinsaturadas pueden ayudarte a reducir el colesterol malo y mejorar la salud cardiovascular. Las grasas poliinsaturadas también pueden disminuir los niveles de glucosa en la sangre y reducir el riesgo de sufrir de diabetes tipo 2. Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas deben formar la mayor parte de la ingesta de grasas en tu dieta.

Colesterol

Una porción de 100 g de carne de pato contiene 76 mg de colesterol. El colesterol es un lípido compuesto que se encuentra solamente en productos de origen animal y es similar a la grasa saturada, ya que puede aumentar el riesgo de sufrir de enfermedades cardiovasculares cuando se consume en exceso. Tanto el USDA como la AHA recomiendan consumir menos de 300 mg de colesterol al día, pero hasta 200 mg o menos si ya has sufrido problemas cardiovasculares.

Más galerías de fotos



Escrito por graham ulmer | Traducido por josué miraflores m