Granada durante el embarazo

El embarazo es un momento emocionante. Elegir los alimentos saludables es importante para tu salud y la de tu bebé. La granada es una opción nutritiva que contiene varios nutrientes importantes para ti durante tu embarazo. Comer o beber su jugo es probablemente seguro durante el embarazo, pero hasta hoy se desconoce el efecto que podría tener el extracto de la granada. Es mejor evitar el extracto durante el embarazo. Habla con tu médico si tienes preocupaciones.

Fibra

Media taza de arilos de granada contiene cinco gramos de fibra. La fibra es importante durante el embarazo para ayudar a prevenir el estreñimiento, un problema para casi la mitad de todas las mujeres embarazadas. La American Pregnancy Association (Asociación estadounidense del Embarazo) recomienda que las mujeres embarazadas consuman entre 25 y 30 gramos de fibra al día.

Hierro y vitamina C

La granada también contiene hierro y vitamina C. Según la World Health Organization (Organización Mundial de la Salud), aproximadamente el 18% de las mujeres embarazadas en los países industrializados tienen anemia por deficiencia de hierro. La anemia por deficiencia de hierro pone en mayor riesgo de tener un parto prematuro o un bebé de bajo peso al nacer y puede afectar a la salud general de tu bebé. La mayoría de los médicos receta suplementos de hierro para que las mujeres embarazadas eviten la anemia, pero comer alimentos que contienen hierro también puede garantizar que tengas suficiente hierro en la sangre. La vitamina C mejora la absorción de hierro, así que la de la granada ayudará a tu cuerpo a absorber más hierro en la fruta.

Protección para el cerebro

Un estudio realizado en ratones encontró que el zumo de granada puede proteger el cerebro de un bebé mientras está en el útero. D. J. Loren y asociados publicaron un estudio en la revista "Pediatric Research" (Investigación Pediátrica) en junio de 2005 afirmando que el zumo de granada que se le da a las ratonas preñadas disminuyó el daño de tejido cerebral cuando los cerebros de las crías fueron privados de oxígeno. Se añadió al agua de las ratonas embarazadas en tres dosis diferentes. Las que bebieron el agua que contiene la mayor cantidad de zumo de granada tuvieron descendencia con la menor cantidad de daño de tejido cerebral. Se desconoce si el mismo resultado es válido para los bebés humanos.

Advertencias

Según MedlinePlus, algunas mujeres usan la granada para abortar el embarazo. Un estudio en marzo de 2010 en “Reproductive Sciences” (Ciencias de la Reproducción) encontró que el extracto de semilla de granada estimula las contracciones uterinas en las ratas. Por esta razón, es mejor evitar los extractos de granada durante el embarazo. Según el Maryland Medical Center (Centro Médico de la Universidad de Maryland), los extractos de granada contienen la cáscara de la fruta, que estimula las contracciones uterinas. Comer la fruta o beber el zumo no tiene el mismo efecto. Por lo tanto, comer granada o beber el zumo durante tu embarazo debe ser seguro, afirma la MedlinePlus.

Más galerías de fotos



Escrito por kristin mortensen | Traducido por maria gloria garcia menendez