El gran regreso de Bruce Hildenbrand

Un horrible accidente, una gran recuperación y un deseo de volver a subir a la bicicleta

No eres quien solías ser, lo cual es un gran cambio en tu estilo de vida. Pero si tenías una calidad de vida que realmente disfrutabas, entonces harás todo lo posible por recuperarla.

— Bruce Hildenbrand

Él sabía que estaba andando demasiado cerca de la rueda del cliente en una bajada rápida en la región de L'Alpe d'Huez, uno de los escenarios montañosos en el famoso Tour de France. Pero como ciclista veterano líder en un tour de ciclismo de ocho días y más de 400 millas en septiembre del 2011, Bruce Hildenbrand sintió que debía prestarle atención a este agresivo descenso por razones de seguridad. No se le ocurrió que él sería el que se encontraría en peligro. Habiendo andado en bicicleta por más de 30 años, incluyendo su breve temporada como ciclista profesional en 1989 y trabajo de largo plazo como líder de tours (había hecho hasta cuatro al año desde el 2004), Hildenbrand se sintió en control de la situación. No tenía idea que este cliente, quien se encontraba muy cerca delante de él, tomaría una muy mala decisión de último segundo que lo haría estrellarse contra una pared de concreto a 40 millas por hora. "El ciclista se detuvo repentinamente, sin advertencia, en la base del cerro detrás de un automóvil inesperado, y no tenía a donde ir, así que giré a la derecha, enganché un pedal y salí expulsado de costado hacia una barrera de concreto", dice el soltero de 57 años, quien divide su tiempo entre California y Colorado cuando no está recorriendo el mundo en eventos de ciclismo como fotoperiodista freelance y anunciante para multimedios como Universal Sports y la revista Outside.

Impacto repentino

Cuando su bicicleta se volteó sobre y hacia abajo por un dramático acantilado, Hildenbrand se detuvo golpeando fuertemente una barrera rompehuesos irregular que estaba allí para proteger el tráfico de las peligrosas esquinas, como esta. Y de cierto modo, cumplió con su propósito.

"Si me hubiese ido con la bicicleta, no estaría aquí hoy", dice cándidamente. La pared de protección, sin embargo, los resguardó de lesiones; lo peor fueron 6 huesos rotos, tibia derecha, peroné izquierdo, hueso izquierdo de la cadera, clavícula derecha y dos vértebras, y lo mejor un raspón de carretera en toda su espalda.

"Eran el mismo tipo de bloques de concreto con los que el ciclista italiano Fabio Casartelli se estrelló de cabeza en el Tour de France de 1995 y que llevaron a su muerte", dice Hildenbrand con algo de alivio de no haber compartido el mismo destino que el joven de 24 años. "En serio, tengo suerte de no estar muerto o de no haber quedado horriblemente discapacitado por el resto de mi vida".

Recogiendo las piezas

Le debe mucho de esto último a un dedicado médico en el hospital Grenoble donde pasó los próximos 16 días recuperándose después del traumático accidente. La fractura en su pierna derecha era tan severa que los médicos estaban seguros de que no podrían recuperarla completamente, lo cual acortaría dramáticamente el largo de su pierna.

Afortunadamente, Hildenbrand, quien no estaba del todo consciente por el dolor, tuvo un cirujano llamado Dr. Bouffa de su lado. El tenaz y talentoso médico se rehusó a rendirse y después de cinco horas de cirugía, pudo salvar la pierna de Hildenbrand con 10 pines de metal, 11 tornillos y una placa de metal. Esta fue la primera de muchas victorias pequeñas para Hildenbrand, quien utilizó estos éxitos para alentar su implacable esperanza de que un día podría volver a andar en bicicleta.

"Cuando te apasiona tanto algo, como el ciclismo, debes asegurarte de poder continuar haciéndolo", dice Hildenbrand, quien fue transportado a un hospital en California para más cirugías, placas de metal (unas permanentes colocadas en su clavícula y cadera) y tratamiento más de dos semanas después del accidente. "Las metas que me fijé para obligarme a hacer el trabajo necesario para rehabilitarme se basaban en mi deseo por andar en bicicleta, trepar rocas e ir en caminatas. Así que me dije a mí mismo que un año después del accidente, estaría en Europa como guía de un tour de ciclismo".

Esta autopromesa es lo que empujó a Hildenbrand a intentar andar en bicicleta tres meses después del horrible accidente.

"Estaba tan mal que tenía que acostar la bicicleta en el suelo, pisarla y tirar del marco para colocarlo entre mis piernas, y luego sentarme suavemente en el asiento", dice. "No podía andar por más de cinco minutos, mis músculos se habían atrofiado por estar acostado en el hospital".

En lugar de verse desalentado, Hildenbrand lo vio como un comienzo decente.

"De alguna manera tenía que superar el sentimiento de víctima y determinar metas que pudiese alcanzar", dice. La próxima vez, anduvo en bicicleta por 10 minutos y luego 15 y eventualmente llegó a una hora. Aunque tenía que lidiar con otros problemas, como caminar con cojera y ver cómo las señoras mayores caminaban rápidamente junto a él en el mercado, se mantuvo enfocado y positivo con la ayuda de sus amorosos amigos, quienes siempre hicieron que su habitación en el hospital se sintiera como la estación Grand Central.

"No eres quien solías ser, lo cual es un gran cambio en tu estilo de vida. Pero si tenías una calidad de vida que realmente disfrutabas, entonces harás todo lo posible por recuperarla", dice Hildenbrand, quien pasaba entre tres y cuatro días a la semana en el centro de rehabilitación por más de tres horas al día. Una vez que pudo andar en bicicleta distancias mayores, se fijó ciertas metas de millaje con marcos temporales razonables.

"Quería andar 30 minutos dentro de un marco de dos horas, 50 millas dentro de un marco de cuatro y luego llegar a las 75 millas en cinco meses y las 100 en seis meses", dice.

Rey de la carretera

El trabajo duro y la determinación, eventualmente dieron frutos. Exactamente un año después del accidente, Hildenbrand estaba en Europa guiando a un grupo de 35 clientes con Cinghiale Cycling Tours por imposiblemente empinadas Dolomitas en los Alpes italianos.

"Me sentí como si hubiese regresado un 95%", dice con una amplia sonrisa. "Seguro, estaba un poco más lento de lo normal, pero estaba feliz de estar allí. Fue como si nada hubiese pasado aunque todo había cambiado. Aún siento dolor en el hombro, pero no me importa. He vuelto y eso es todo lo que importa".

Foto: Imagen cortesía de Bruce Hildenbrand

Más galerías de fotos



Escrito por cristina goyanes
Traducido por ana grasso