Goteo nasal posterior al ejercitarte

El ejercicio en el clima frío es uno de los varios factores desencadenantes que pueden dar lugar al goteo post-nasal.

El ejercicio en el clima frío es uno de los varios factores desencadenantes que pueden dar lugar al goteo post-nasal.

No es raro experimentar obstrucción nasal y congestión mientras te ejercitas durante la temporada de polen, pero a veces esos síntomas puede no estar relacionados con alergias o pueden suceder al entrenar bajo techo. Si esto sucede, podrías estar sufriendo de una condición conocida como rinitis inducida por el ejercicio, o EIR. Aunque no es peligrosa, puede afectar tus niveles de energía y hacer que tu entrenamiento sea menos eficaz.

Definición de rinitis


La EIR puede afectar el rendimiento deportivo.

La rinitis es el término para la inflamación de las membranas mucosas nasales que causan el exceso de producción de moco y congestión nasal posterior y, en algunos casos, estornudos y ojos llorosos. La EIR es una forma de rinitis que puede afectar tanto a los atletas alérgicos y los que no lo son y conducir a trastornos del sueño, somnolencia diurna y fatiga. Un estudio publicado en "Annals of Allergy, Asthma, & Immunology" en el 2003 encontró que el 40 por ciento de los pacientes con EIR dijo que la condición afecta adversamente el rendimiento deportivo.

Causas

El flujo sanguíneo se incrementa durante el ejercicio, que a su vez aumenta el tamaño de los vasos sanguíneos nasales y puede causar la hinchazón y el exceso de goteo de líquido de la mucosa. Si sufres de inflamación post-nasal crónica, los desencadenantes ambientales también pueden desencadenar la congestión, como el polvo en un gimnasio, la contaminación al aire libre, o incluso el cloro en una piscina. Los cambios rápidos de la temperatura y la humedad también pueden causar que las membranas dentro de la nariz se hinchen y se obstruyan, al igual que ejercitarte al aire frío. Los corredores de elite pueden también experimentar una deshidratación nasal crónica que causa un engrosamiento excesivo de secreciones.

Qué hacer

Para los casos leves a moderados, los descongestionantes orales de venta libre y los aerosoles nasales salinos o con corticosteroides pueden ser suficiente para diluir el moco y calmar las membranas nasales. Para los síntomas más severos, es posible que necesites aerosoles antihistamínicos recetados como la azelastina y el clorhidrato de olopatadina o un aerosol nasal anti-goteo anticolinérgico como el ipratropio.

Cómo prevenirlo

Antes y después de hacer ejercicio, lávate los conductos nasales con una solución salina usando una jeringa con bulbo a presión diseñada especialmente o con objetos de aseo. Usa un humidificador en tu trabajo y área de dormir o respira vapor de una ducha caliente o sauna para aflojar la mucosidad. Bebe mucho líquido sin cafeína todos los días, incluso cuando no estás haciendo ejercicio, pero especialmente durante los entrenamientos. Las bebidas con cafeína pueden causar deshidratación y agravar los síntomas. Durante el ejercicio al aire libre en el frío, prueba usar una máscara que ayude a calentar el aire inhalado.

Más galerías de fotos



Escrito por bonnie singleton | Traducido por maría florencia lavorato