¿Pueden los gordos ganar músculo más rápido que los flacos?

Tener un compañero de entrenamiento es una manera divertida de mantenerse motivado y responsable, pero puede inspirar sentimientos de celos cuando uno comienza a ver resultados más rápido que el otro. La culpa puede que no sea enteramente tuya; el entrenamiento y la dieta pueden ser perfectos, pero la genética también juega un papel en la respuesta al ejercicio. Por ejemplo, si eres gordo y tu compañero es flaco, podrías ver que desarrollas tú primero los músculos.

Somatotipos

Hay tres tipos básicos de cuerpo, endomorfo, mesomorfo y ectomorfo, o gordo, atlético y delgado. Cada tipo de cuerpo puede cambiar de apariencia con dieta y ejercicio, pero si se dejan solos, gravitarán hacia su estado natural. Los endomorfos son suaves y redondos con poco tono muscular y por lo general demasiada grasa y los ectomorfos son delgados, con músculos pequeños. Los mesomorfos son lo que muchos consideran el ideal, con un cuerpo musculoso y sin problemas para mantener un peso saludable.

Endomorfos versus mesomorfos

Si eres gordo, es posible que seas un endomorfo o mesomorfo. Un endomorfo es naturalmente macizo, pero tiene el potencial para un buen desarrollo muscular. Si siempre has tenido un problema de peso pero descubres que desarrollas músculo al comienzar tu rutina de ejercicios, probablemente eres un endomorfo. El estado natural de un mesomorfo es generalmente musculoso y atlético, pero un estilo de vida poco saludable puede hacer que aparezcan los kilos de más. Si tenías un peso saludable cuando eras niño y desarrollaste un problema de peso a medida que creciste como adulto, probablemente eres un mesomorfo. Tanto un endomorfo como un mesomorfo pueden ganar músculo con relativa facilidad entrenando normalmente con pesas porque la tendencia natural del endomorfo es a la robustez y la tendencia natural del mesomorfo es hacia lo atlético. El entrenamiento común con pesas centra ese potencial para el crecimiento de los músculos, proporcionando una tensión que obliga a las calorías adicionales a ir hacia la reparación y el crecimiento en vez de ser almacenadas en forma de grasa.

Ectomorfos y desarrollo muscular

Los ectomorfos son naturalmente flacos y tienen dificultades para aumentar de peso. Si siempre has sido delgado y puedes comer todo lo que quieras sin aumentar una onza, eres un ectomorfo. Aunque no tengas grasa de más, no tienes mucho músculo tampoco. El entrenamiento con pesas te hará más fuerte, pero te será difícil desarrollar masa muscular debido a la tendencia natural de tu cuerpo a pasar las calorías a través de su sistema y eliminar el exceso. Tu metabolismo rápido evitará que desarrolles una barriga, pero no va a permitir que las calorías adicionales se queden el tiempo suficiente para impulsar el crecimiento muscular. Tu entrenamiento debe estar muy centrado en repeticiones lentas y pesadas para producir tanta tensión muscular como sea posible si quieres ver algún desarrollo de los músculos.

La personalidad importa

Tu personalidad es importante cuando se trata de los resultados del entrenamiento, ya que determina tu actitud en el gimnasio. El endomorfo tiende a ser más relajado y tranquilo y esta actitud le puede llevar a no insistir mucho en los resultados. El ectomorfo, por otro lado, tiende a la ansiedad social y la timidez, lo que puede llevarle a notar sus propios errores con mayor facilidad y ser más duro consigo mismo de lo necesario. El mesomorfo tiende a tener éxito en el gimnasio en parte debido a su actitud, que tiende a ser aventurera, enérgica y orientada hacia los logros. Esto le lleva a entrenar por el simple hecho de hacerlo y el aspecto físico que resulta es sólo secundario.

Más galerías de fotos



Escrito por angela brady | Traducido por frances criquet