Glutatión y glutamina

Como las unidades estructurales o bloques de construcción de las proteínas, los aminoácidos son necesarios para el correcto funcionamiento del cuerpo. Algunos aminoácidos como la glutamina pueden ser sintetizados por el cuerpo. Entre sus muchas funciones, la glutamina también sirve como precursor del glutatión (abreviado GSH), considerado como una de las moléculas antioxidantes más poderosas del cuerpo. Los antioxidantes detienen o previenen el daño a las células por cancerígenos, es decir, sustancias que causan cáncer. Los suplementos pueden aumentar las reservas de tu cuerpo de este protector celular.

Glutamina

La glutamina se encuentra en el cuerpo en mayor cantidad que cualquier otro aminoácido. Tiene un papel vital en eliminar el amoníaco, un producto de desecho, del cuerpo. También se ha visto que fortalece la respuesta inmune y ayuda a combatir las infecciones en pacientes quirúrgicos.

Deficiencia de glutamina

El cuerpo puede fabricar la glutamina que requiere y la reserva del cuerpo se vuelve inadecuada sólo cuando se ve sujeto a circunstancias extremadamente estresantes. Éstas pueden ser una lesión muy grave, cirugía, infecciones y ejercicio excesivo. Algunas fuentes dietéticas de glutamina incluyen carnes, productos lácteos, espinaca y col. Cuando se requiere glutamina adicional, existen suplementos, ya sea aislada o en un suplemento proteico.

Glutatión

Uno de los resultados de la formación de energía en el cuerpo es la producción de moléculas dañinas que pueden lesionar las células. El glutatión tiene un papel protector al anular los efectos de estas moléculas. También está involucrado en el procesamiento de medicamentos y cancerígenos, y es necesario para la producción de ADN y proteínas.

Deficiencia de glutatión

La deficiencia de glutatión resulta en un estado conocido como estrés oxidativo. Esto ocurre cuando la producción de oxidantes del cuerpo no es contrarrestada por sus defensas, los antioxidantes. Ésta es una situación poco deseable por que el cuerpo puede comenzar a perder la batalla ante el daño celular, lo que da como resultado una variedad de posibles enfermedades, incluyendo algunos problemas pulmonares y daño al hígado. La cantidad de glutatión en el cuerpo disminuye de forma natural conforme envejecemos. Puedes obtener glutatión de frutas y verduras, entre las fuentes más ricas destacan el aguacate, las nueces y los espárragos.

Suplementos

Los suplementos de glutamina están disponibles en forma de polvo, cápsulas, tabletas o líquidos. La dosis estándar es de 500 miligramos por tableta o cápsula. La dosis en adultos se considera segura hasta 1.500 miligramos al día, aunque dosis diarias de hasta 14 gramos parecen no tener efectos adversos. La glutamina es termolábil, por lo que tus suplementos deben tomarse con líquidos fríos o a temperatura ambiente. Los suplementos de glutatión varían de los 50 a los 600 miligramos al día y no parecen tener efectos adversos. Un estudio europeo de 1992 reveló que los suplementos orales de glutatión pudieran ser ineficaces pues el glutatión se descompone por enzimas hepáticas e intestinales.

Glutamina y glutatión

Debido al papel que juega en la producción de glutatión, se ha sugerido que los suplementos de glutamina pueden aumentar la cantidad de glutatión en el cuerpo. Un estudio por Valencia et al. de la Universidad Oxford Brooks en Reino Unido, reportó que la administración oral de glutamina incrementó los niveles de glutamina en sangre pero no los de glutatión, sugiriendo que la disponibilidad de glutamina pudiera no ser el factor limitante para la síntesis de glutatión. Ya sea que elijas al glutatión o a su precursor, la glutamina, como un suplemento, consulta con tu médico antes de comenzar el régimen.

Más galerías de fotos



Escrito por dorian facey | Traducido por karly silva