El gluconato de calcio contra el carbonato de calcio

El gluconato de calcio y el carbonato de calcio son dos formas de suplementos de calcio disponibles de forma común. Si bien el calcio es mejor para ti cuando lo obtienes a partir de fuentes alimenticias, es posible que necesites un suplemento si no obtienes suficiente cantidad de este mineral diariamente. Además de su papel común en la compensación de la deficiencia de calcio, tanto el carbonato de calcio como el gluconato de calcio tienen otros usos específicos.

Carbonato de calcio

El carbonato de calcio es la forma más ampliamente usada de calcio suplementario, de acuerdo a la National Institutes of Health’s Office of Dietary Supplements. Dado que contiene un porcentaje relativamente alto de calcio utilizable también presenta una buena relación entre costo y efectividad. Entre las formas disponibles de este suplemento se encuentran las cápsulas, los comprimidos, los comprimidos masticables y los líquidos orales. Generalmente las personas que usan carbonato de calcio para combatir la deficiencia toman de 3 a 4 dosis diarias con sus alimentos o al terminar de comer. Sin embargo el consumo puede variar dependiendo de la recomendación de tu doctor. El carbonato de calcio también tiene propiedades antiácidas que puede ayudarte a aliviar los síntomas de la indigestión ácida, del malestar estomacal y de la acidez.

Gluconato de calcio

El gluconato de calcio existe en formas que incluyen a los comprimidos y a los polvos. También puedes recibir una inyección de dicho suplemento. Además de ayudarte a tratar o prevenir una deficiencia de calcio, este suplemento puede ser usado para reducir los niveles de otro mineral conocido como fosfato o fósforo en tu cuerpo; este suplemento logra dicho efecto reduciendo tu capacidad de absorber el contenido de fósforo de tus alimentos durante la digestión. Si tienes demasiado fosfato en tu cuerpo puedes desarrollar una enfermedad conocida como hiperfosfatemia.

Consideraciones acerca del carbonato de calcio

El carbonato de calcio puede interferir con los efectos de ciertas vitaminas y una variedad de medicamentos, incluyendo la fenitoína, la digoxina y la tetraciclina. Consulta tu uso de medicamentos y vitaminas con tu doctor primero, y evita tomar este suplemento dentro de la siguiente hora o las siguientes 2 horas después de haber tomado otro producto medicinal o nutritivo. También toma en cuenta tu estado de embarazo y lactancia y cualquier historial de problemas estomacales o enfermedades renales. Entre los efectos secundarios potenciales del uso de carbonato de calcio se encuentran el dolor de estómago, malestar estomacal, vómitos, estreñimiento, eructos, necesidad frecuente de orinar, boca seca y falta de apetito. Consulta con tu médico si desarrollas versiones severas o continuas de cualquiera de estos efectos.

Consideraciones acerca del gluconato de calcio

El gluconato de calcio puede interferir con los efectos de medicamentos como la tetraciclina, la digoxina, la doxiciclina y la minociclina. También puede interferir con otros tipos de suplementos de calcio además del calcitriol u otros suplementos de vitamina D y antiácidos. Al igual que con el carbonato de calcio, verifica tu uso de medicamentos y suplementos con tu doctor antes de tomar gluconato de calcio. También indica a tu doctor si tienes problemas de la glándula paratiroides o un historial de cálculos renales. Entre los efectos secundarios potenciales del uso de gluconato de calcio se encuentran las reacciones alérgicas, estreñimiento, un incremento en la sed, boca seca, náuseas, vómitos y micciones frecuentes. Si experimentas reacciones alérgicas como problemas para respirar, urticaria o hinchazón en tu lengua, labios, garganta o cara, busca asistencia médica inmediatamente.

Más galerías de fotos



Escrito por m. gideon hoyle | Traducido por juliana star