Cómo no girar de mas en una voltereta al frente

Muchos atletas (particularmente gimnastas y animadoras, pero también nadadores, bailarines e incluso esquiadores) hacen giros frontales como parte de su entrenamiento y de sus rutinas cuando compiten. Se necesita de fuerza, control y balance. En el momento en el que veas el suelo, tus pies ya deben estar ahí, o estás rotando de más el giro, darás algunos pasos largos o te caerás.

Sincronización

Mantenerte en el aire el tiempo apropiado mientras estás girando asegurará un aterrizaje sólido y sin un sobre giro. Tener la fuerza suficiente en los músculos de tus piernas y en tu torso te ayudara a guiar tu cuerpo a través del aire con la altura y rotación necesarias para que cuando estés listo para aterrizar, tus pies se encuentren en posición hacia el suelo. Utiliza los músculos de tu estómago y piernas para sincronizar el salto. Empieza a estirar tus piernas para el aterrizaje una vez que hayas completado la rotación en el aire.

Alineación

Al principio del giro frontal, deberás estar totalmente estirado e inmerso en el aire. Para completar el giro, deberás plegar tus rodillas en dirección a tu pecho, formando con tu cuerpo una "pelota" que pueda girar rápido y con elegancia. Cuando aterrices, tu cuerpo deberá estar estirado nuevamente. Despliega tus rodillas y estira las piernas rápidamente de manera que estén en dirección al suelo. Mantén tus brazos y pecho hacia arriba. Si permites que tu pecho se doble hacia abajo en dirección al suelo, lo más probable es que sobre-rotes el giro.

Practica

Los gimnastas de Estados Unidos te recomiendan que practiques saltos rectos con un golpe en el suelo, donde darás algunos pasos corriendo, golpearás el suelo con las puntas de tus pies y brincarás en una posición estirada en el aire. Los ejercicios que te ayudan a practicar un buen aterrizaje también son bastante útiles. Brinca desde unas cuantas esteras apiladas o de cualquier otra superficie sólida y aterriza con ambos pies sin perder el balance.

Habilidades posteriores

Cuando el giro al frente es parte de una serie de movimientos que caen, sobre-rotarse puede ser aceptado, o incluso bienvenido. Por ejemplo, si pasarás de tu giro frontal a un redondeo, o vas a golpear el suelo después de aterrizar para hacer otro giro, desearás continuar con el impulso que llevas hacia adelante. Practica ambas habilidades por separado, y posteriormente ajusta tu sincronía y alineación cuando los lleves a la practica en conjunto.

Consideraciones de seguridad

Utiliza a un observador si eres nuevo en los giros frontales o si pretendes sobre-girarlos y caer. Un observador puede dar soporte a tu espalda mientras giras e incluso puede sostener tu brazo o pecho para mantenerte girando. Usa un tapete o practica en una superficie suave para que no te lesiones en caso de que el sobre giro te ocasione una caída, un traspié o que aterrices sobre tus rodillas.

Más galerías de fotos



Escrito por cari oleskewicz | Traducido por arcelia gutiérrez