Gimnasia acuática sin un cinturón

La gimnasia acuática es una rutina sin impacto que es buena para los días que no entrenas o para recuperarte de una lesión. Cuando realizas gimnasia acuática sin el cinturón, es incluso una rutina más intensa. Esta puede hacerse en la zona profunda de la piscina o en una zona donde tus pies toquen el fondo.

Tocar fondo

Cuando intentas realizar gimnasia acuática sin el cinturón, intenta hacerlo en una zona de la piscina donde puedas tocar el fondo para crear ejercicios de bajo impacto sin resistencia del agua. Las piscinas estándar empiezan con una parte poco profunda y luego va aumentando la profundidad gradualmente hasta que cae en la parte final. Empieza corriendo hasta esa punta de la piscina y regresa, o si hay suficiente espacio en la parte poco profunda, corre de una pared a la otra a lo ancho. Haz al menos 30 minutos de estas vueltas.

En la parte profunda

Para un ejercicio más difícil, sumérgete en la parte profunda. Según los Wonderwalkers, mantén tu cuerpo tan vertical como sea posible sin un cinturón alternando tus brazos en esquí de fondo mientras mueves tus piernas hacia delante y hacia atrás. No te moverás muy rápido, pero notarás una diferencia en los músculos de las partes superior, central e inferior del cuerpo. Apunta un objetivo de al menos cinco minutos sin descansar y aumenta el tiempo gradualmente a medida que te va resultando más fácil.

Entrenamiento de intervalo

Una manera más avanzada de realizar una rutina de gimnasia acuática es haciendo intervalos. Enfócate en la forma; no prestes atención a la distancia cubierta, porque es insignificante. Precalienta con un trote liviano en el agua durante al menos cinco minutos. Corre más rápido por 30 segundos y luego descansa por otros 30 volviendo al trote liviano. Continúa este patrón nueve veces más y luego haz dos minutos de trote liviano. Corre durante un minuto y luego trota por 30 segundos cinco veces. Enfría haciendo el trote liviano durante al menos cinco minutos. Para un poco más de dificultad, añade cinco minutos y continúa aumentando el tiempo a medida que te va resultando más fácil completar el ejercicio.

Consejos

No eleves muy alto tus rodillas, porque esto añadirá un esfuerzo innecesario y disminuirá tu tasa de rotación. No te inclines demasiado hacia delante, porque esto hará que te sea más difícil respirar y afectará tu postura haciendo que vayas más lento. Mantén tus pies flexionados y tus manos ahuecados, pero no las dejes abiertas. Podría llevar algo de práctica y tiempo aprender la forma apropiada, pero no te relajes demasiado lo que te impedirá realizar una rutina de agua eficaz.

Más galerías de fotos



Escrito por angela raizis | Traducido por maría marcela mennucci