¿Por qué la gente sube de peso en el invierno?

Gracias al cielo por los suéteres gruesos. Para muchos, el aumento de peso es uno de los hechos que se consideran normales en la temporada de invierno. Conforme la luz del día se acorta, los números en la báscula suben, gracias a los tres principales culpables: una disminución de la actividad física, un mayor número de calorías vacías y una condición conocida como Trastorno Afectivo Estacional. El truco es comprender cómo en los meses de invierno te afectan y desarrollar un plan de acción.

Clima frío

Naturalmente, la gente es más activa durante los meses de primavera y verano. Las vacaciones, ligas recreativas y ejercicio en exteriores como caminar, trotar, andar en bicicleta y nadar nos mantiene en movimiento. Conforme las hojas se caen y tú te acostumbras a la escuela, trabajo y la rutina diaria, la tendencia es volverse más sedentario. Para quienes se ejercitan en exteriores, el clima inclemente puede resultar terrible para su rutina de ejercicio. Para este tipo de personas, el caminar o andar en bicicleta en interiores es más castigo que recompensa, sin importar que estén quemando calorías y manteniéndose en forma.

Calorías vacías

Los meses de invierno marcan el comienzo de la temporada de fiestas y con ella, una gran variedad de delicias llenas de calorías. Las fiestas de temporada, bocadillos en la oficina y sobrantes de las comilonas abundan y sin un poco de conciencia y otro tanto de auto-control, es fácil hacerse de unas libras extra. Un estudio realizado por el National Institute of Child Health and Human Development (NICHD) y el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK) mostró que hay una ganancia de peso promedio de una libra durante las fiestas. No se trata de un cambio muy grande, pero si consideras que el aumento de peso promedio para los adultos es de 0,8 a 1,8 libras al año, la capacidad de subir una libra completa en un periodo tan corto de tiempo es impresionante. El problema no es la poca cantidad de peso que se gana; el asunto es que los mismos comportamientos producen resultados similares de manera anual.

Tristeza invernal o "Winter blues"

Algunas personas sucumben a una condición llamada "Seasonal Affective Disorder" o SAD (Trastorno afectivo estacional) en el cual la falta de luz solar conduce a un estado depresivo y letárgico. Los síntomas incluyen aumento de peso, antojos de dulces y comidas con almidón, descenso en los niveles de energía y una tendencia a comer de más. Existen tratamientos disponibles para reducir los síntomas del SAD, pero el comprender cómo las estaciones afectan nuestro niveles de energía y estado mental es crucial para prevenir el aumento de peso durante el invierno.

Estrategias con la comida

Con la comprensión de que los meses invernales típicamente se pueden traducir en eventos sociales, calorías vacías y menor actividad, el llevar un diario de comidas es una manera fantástica de prevenir la ganancia de peso invernal. Algunas personas tienen la idea preconcebida de que esta temporada significa una época libre para comer todo lo que se les antoje y el resultado final es el aumento de peso. Es completamente aceptable el disfrutar de la comida, pero hay que hacerlo siempre con moderación. Vigila tus porciones y lleva un diario de todo lo que comes.

Actividad física

Las apretadas agendas de las fiestas y la falta del disfrute de actividades de ejercicio en exteriores puede ser devastador y tendrá como resultado el aumento de peso. Para combatir el aumento en la báscula, planea tus sesiones de ejercicio de la misma manera en que planeas los eventos de tu trabajo y reuniones sociales. Si no te gusta ejercitarte bajo techo, consulta con un profesional del acondicionamiento físico para desarrollar una rutina que te mantenga involucrado y entretenido cuando el clima esté demasiado frío para realizar ejercicios en exteriores.

Más galerías de fotos



Escrito por jeremy koerber | Traducido por reyes valdes