¿Por qué la gente tiene sed después de hacer ejercicio?

Cuando terminas de hacer ejercicio, puedes sentir de forma natural o necesaria alcanzar la botella de agua o bebida deportiva más cercana para saciar la sed que acumulaste. Aunque sabes que tienes sed después de hacer ejercicio, puede que no sepas por qué. Este conocimiento puede ayudarte a determinar la cantidad de agua que debes consumir cuando hayas terminado una sesión de ejercicio.

Una mirada a la sed

Tu cuerpo se basa en el equilibrio para funcionar al máximo. Esto significa que debes tener un equilibrio de fluidos, sangre, vitaminas, minerales, hormonas y mucho más factores en control en todo momento. Tu cuerpo, especialmente los riñones, tiene sensores que pueden decirle a tu cerebro la cantidad de líquido que tiene. Si tienes una cantidad excesiva de líquido, tu cuerpo señala su liberación a través de la orina. Tener muy poco líquido significa que tu cerebro recibe el mensaje de que tienes sed. La sed puede ser activada a partir de un número de causas, que van desde comer una comida picante, perder sangre o pérdida excesiva de agua y sales. Es en la última opción donde puede aparecer el ejercicio.

Ejercicio y pérdida de agua

Cuando haces ejercicio, tu ritmo cardíaco se acelera y los músculos están trabajando más rápido. Estas acciones crean una gran cantidad de calor en el cuerpo. Para refrescarte, empiezas a sudar, lo que hace que el agua y las sales de tu cuerpo se filtren por tus poros. Cuando el agua y las sales se evaporan, el aire extra te enfría. Si bien esto es una reacción natural, cuando termines de hacer ejercicio, los sensores en tus riñones detectan que has perdido agua. Como resultado, puedes comenzar a sentir sed.

Reemplazo de fluidos

Perder el exceso de agua y sales puede alterar el volumen de sangre en tu cuerpo y causar síntomas como confusión mental y mareos. Para evitar que esto ocurra, es importante beber mucho líquido antes, durante y después del ejercicio. El American College of Sports Medicine recomienda consumir una cantidad de líquidos igual a la que perdiste en el sudor durante tu sesión de ejercicios. Para lograr esto, puedes pesarte antes y después de tu sesión de ejercicios. Por cada libra de peso perdido, bebe de 16 a 24 oz de agua. Si estás haciendo ejercicio más de una hora, es posible que debas beber una bebida deportiva u otro líquido que contenga electrolitos para reponer las sales, además de los líquidos perdidos. Tomar estas medidas puede ayudarte a minimizar la sed relacionada con el ejercicio.

Advertencias

Aunque tener sed después del ejercicio es un hecho normal, es posible experimentar sed excesiva que indica la presencia de un problema médico subyacente. Los ejemplos incluyen la diabetes, un trastorno psicológico o diabetes insípida, un desequilibrio de las hormonas que te hace sentir constantemente sed. Si la sed está acompañada de síntomas inusuales, como visión borrosa o fatiga, pueden ser signos que tienes una condición subyacente y debes buscar atención médica.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por gabriela nungaray