¿Qué genera que a los adolescentes los intimiden en la escuela?

La atención a nivel nacional que se les está dando a los niños abusivos se correlaciona con su prevalencia en aumento. Aproximadamente un tercio de todos los adolescentes declaran haber padecido una situación de intimidación en la escuela, según se afirma en un artículo publicado por Needham, el sitio web del gobierno de Massachusetts. Existen patrones que sugieren que algunos adolescentes son más propensos a ser víctimas de la intimidación en la escuela.

Sumiso

Los niños abusivos a veces se enfocan en aquellos que se rendirán ante sus tácticas de intimidación, sugiere el sitio web de CASSE (Creating a Safe Supportive Environment). Para que la intimidación tenga éxito, el niño debe encontrar una víctima que sucumba a su dominación. La víctima puede tener reputación de ser seguidor en la escuela, lo que indica que sucumbirá al abuso.

Socialmente inadaptado

Los adolescentes que son presa de la intimidación pueden tener poco don de gentes, y pueden no tener un grupo social de amigos en la escuela, según afirma Kathy Robison, psicopedagoga de la National Association of School Psychologists. Las víctimas pueden ser personas solitarias de la escuela, aisladas socialmente de sus pares. Puede ser el adolescente que recorre los corredores de la escuela solo todos los días, sin el apoyo de sus pares.

Autoestima

Un adolescente sin autoestima ni confianza en sí mismo puede atraer la atención de los adolescentes abusivos, declara el sitio web Parenting.org. La víctima puede comportarse de una manera que transmita que se siente inferior y que merece el abuso. El lenguaje corporal y comportamiento temeroso, como por ejemplo andar con los hombros encorvados, arrastrar los pies, no hacer contacto visual y balbucear al hablar, pueden disponer al adolescente a ser una posible víctima del abuso. Además, un adolescente que demuestra ser sensible (callado, emocional y cauto) puede atraer la atención de un adolescente abusivo.

Diferente

Los chicos con problemas de neurodesarrollo como por ejemplo síndrome de Asperger, TDAH, síndrome de Tourette, autismo y dificultades generales para el aprendizaje son víctimas frecuentes del abuso debido a su incapacidad para seguir las normas sociales comunes, según afirma el sitio web del Boston Children’s Hospital. Además, los alumnos con estilos de vida alternativos tienen más probabilidades de volverse víctimas del abuso. Los alumnos con discapacidades físicas y problemas de peso también experimentan abuso debido a sus diferencias fundamentales respecto a los demás adolescentes.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por noelia menéndez