Cómo ganarse el respeto de los niños

Como padre, es comprensible que quieras que tus hijos te respeten. Ya que puedes desear poder simplemente emitir una orden a los niños para infundir respeto, el asunto es más profundo que eso. Para que los niños respeten verdaderamente a los padres, estos deben tener un modelo para ganarlo, según el psicólogo Robyn Silverman de la página web Dr.RobynSilverman. Si bien el respeto ganado requiere esfuerzo, los beneficios armoniosos deben que hacer que el esfuerzo valga la pena.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Desarrolla una relación de autoridad con tus hijos, no una amistad, aconseja el profesor de psicología Jim Taylor, en el sitio web de Psychology Today. Aunque es importante desarrollar un fuerte vínculo entre padres e hijos, una amistad basada en la igualdad diluye tu influencia y debilita la relación padre-hijo.

  2. Habla con respeto en todas tus interacciones con los demás, incluidos los niños, la familia, otros adultos y extraños. Usa palabras respetuosas y tono de voz para transmitir mensajes positivos y respetuosos a los demás.

  3. Mantén expectativas y reglas consistentes con tus hijos. Al establecer reglas y relacionar consecuencias a las reglas, haces cumplir las reglas y sigues adelante con las consecuencias. Si eres un padre consistente, los niños se sentirán seguros y confiados, según el sitio web de Williamsville Pediatric Center.

  4. Condúcete con honestidad hacia los demás. Cuando hagas promesas, sigue adelante y mantenlas. Siempre di la verdad para que tus hijos sean testigos de que actúas con honestidad e integridad.

  5. Escucha los pensamientos y opiniones de tus hijos, aconseja el psicólogo John Petersen, en el sitio web Bien Therapy.org. Demuestra que valoras la opinión de tus hijos, dándoles peso y teniendo en cuenta el mensaje. Aunque en última instancia debas tomar una decisión diferente, valorar la opinión de un niño comunica respeto.

  6. Discúlpate cuando cometas errores. Aprópiate de tus errores, sé responsable de ellos, y resuelve la situación de manera proactiva y responsable. Disculpándote y haciendo las paces, enseñarás a tus hijos cómo resolver errores y tus hijos estarán propensos a respetar tu actitud humilde.

  7. Elogia a tus hijos cuando demuestren respeto al hablar, o en acciones. Elogiando el comportamiento que deseas, los niños serán más propensos a repetir las acciones deseadas.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por daniel gómez villegas