Cómo ganar el peso en nalgas y muslos

Escrito por M.L. Rose | Traducido por Luis Alberto Fuentes Schwab
Las sentadillas (squats) trabajan los muslos y los glúteos.
Comstock/Stockbyte/Getty Images

Si estás buscando correr más rápido o saltar más alto, es probable que necesites fortalecer los cuádriceps y los tendones de los muslos y los músculos de tus glúteos al máximo. Los culturistas o cualquier otra persona que buscan un físico cincelado también deben realizar ejercicios dirigidos a los glúteos, cuádriceps y a los tendones. El peso muerto con pierna rígida (Straight-leg deadlifts) y las sentadillas (barbell squats) están dirigidos a los tendones y al cuádriceps de los muslos, respectivamente. Ambos ejercicios también trabajan el glúteo mayor. Trabaja los glúteos y los muslos dos o tres veces por semana. Permite 48 horas entre los entrenamientos. Entra en calor con un mínimo de cinco minutos de ejercicio aeróbico antes de trabajar los muslos y las nalgas.

Peso muerto con pierna rígida (Straight-Leg Deadlifts)

Párate sobre una plataforma elevada pequeña -para permitir un mayor rango de movimiento- y coloca una mancuerna en el piso justo en frente de tus tobillos.

Agarra la barra por encima de la cabeza, tómala ampliando los hombros y de pie con la espalda recta, con los brazos extendidos hacia abajo.

Inhala mientras dobles el torso hacia delante desde las caderas y la cintura para bajar la barra hasta que esté cerca del suelo. Mantén los brazos y las piernas rectas durante todo el ejercicio.

Exhala mientras levantas la barra con una posición erguida. Lleva a cabo el ejercicio de 8 a 12 repeticiones.

Sentadillas con barra para pesas

Retira la barra desde la posición a la altura del pecho hasta un estante. Coloca la barra en la parte posterior de tus hombros. Sostén el peso con las palmas mirando hacia adelante y con las manos al lado de tus hombros.

Párate derecho con los pies al nivel de los hombros.

Inhala mientras flexionas las rodillas y las caderas y bajas tus nalgas, como si estuvieras sentado. Mantén tus pies en su lugar.

Detén el descenso cuando tus muslos estén más o menos paralelos al suelo. Mantén tus rodillas en línea con tus pies durante todo el ejercicio.

Exhala mientras te levantas a la posición inicial. Haz entre 8 a 12 repeticiones.

Advertencias

Habla con tu médico antes de comenzar un nuevo programa de ejercicios.