Cómo se gana el respeto un padre

Los niños exhibirán comportamiento desobediente e irrespetuoso de vez en cuando durante su crecimiento. Por lo general, esta demostración de comportamiento no deseado hace que el niño rete las reglas de los padres, expresando su individualidad o descubriendo su autonomía. Si no se corrige, la falta de respeto hacia mamá y papá puede convertirse en un hábito. Ya sea que estés lidiando con berrinches recurrentes de tu niño pequeño o actos de desafío por parte de tus adolescentes, puedes ganarte el respeto de tu hijo estableciendo una relación positiva y de respeto con algunas técnicas de crianza.

Reacciones conscientes

Según los expertos en HealthyChildren.org, los padres deben recordar que el respeto es un camino mutuo. El enojo provoca enojo, mientras que la comunicación calmada y de respeto es más probable que se obtenga respeto de un niño. Observa tu propio temperamento y resiste la urgencia de reaccionar y responder irrespetuosamente con enojo y frustración, no importa qué tan delgada sea tu paciencia. Establecer respeto mutuo y demostrar consistentemente una comunicación calmada entre los miembros de la familia en casa, puede ayudar a dar forma al comportamiento de tu hijo para que se pueda expresar de la misma manera cuando algo le preocupa, le frustra o lo enoja.

Poner límites

Poner límites mientras evitas la urgencia de descartar o ignorar comportamiento irrespetuoso es la manera clave para que los pares se ganen el respeto de sus hijos, según Dr. Robert MacKenzie en su libro "Setting Limits with Your Strong-Willed Child". Como nota el experto en comportamiento infantil, los padres por lo general descartarán o ignorarán el comportamiento irrespetuoso, esperando que sólo sea una etapa que el niño dejará o que resolverá por si mismo. Pero, como explica el Dr. MacKenzie, los padres necesitan usar mensajes claros y positivos para poner límites y usar acciones consistentes cuando los niños sobrepasan esos límites para que enseñarles que todo tiene una consecuencia. Estos métodos claramente establecen lo que es aceptable y lo que no lo es y consistentemente refuerza las consecuencias no deseadas cuando se demuestra comportamiento inaceptable.

Disciplina

La disciplina es esencial para enseñarle a los niños que el mal comportamiento tiene malas consecuencias. Para que los límites claros y firmes funcionen, se tiene que tener acción consistente cuando el niño desafía esos límites. Si, por ejemplo, haces claro para tu hijo que el uso de malas palabras no será tolerado, debes tener un plan de acción cuando tu hijo diga malas palabras o te hable de manera grosera. Ya sea que decidas mandar a tu hijo a su cuarto, quitarle algún privilegio o hacer que haga algún quehacer adicional, es importante que cumplas esta disciplina en una manera calmada y racional sin gritar o hablarle mal a tu hijo. El objetivo, según los expertos en niños en Dr.Sears.com, es controlar la situación, no al niño, así que medidas disciplinarias se deben tomar calmadamente y con respeto.

Premios e incentivos

Mientras que los padres no debería recurrir a pedir respeto con sobornos, proporcionar premios e incentivos para el buen comportamiento es una manera sana y positiva de fortalecer respuestas respetuosas y deseables de tus hijos. Premia a tu hijo con un cumplido o privilegio por su cooperación o la resolución de la disputa para fortalecer el comportamiento respetuoso y enseñarle a tu hijo que como el comportamiento negativo tiene consecuencias negativas, el comportamiento positivo tiene consecuencias positivas.

Ayuda exterior

A veces, los niños son especialmente desafiantes e irrespetuosos provocados por alguna causa o problema, tal y como problemas en la escuela, uso de drogas o enfermedad mental. Si el comportamiento irrespetuoso es persistente y duradero o está acompañado de agresividad o destructividad, busca a un consejero familiar o terapeuta infantil para ayudarte a identificar y resolver el problema que está causando el comportamiento irrespetuoso.

Más galerías de fotos



Escrito por debra pachucki | Traducido por monica del valle