¿Las galletas saladas son saludables?

Las galletas saladas son un acompañamiento común para un tazón de sopa o chili. También, a menudo se las acompaña con una rebanada de queso para hacer un bocadillo sabroso; sin embargo, estas galletas no son tan nutritivas. Si bien tienen un bajo contenido de grasas y calorías, no aportan vitaminas y minerales en grandes cantidades y también pueden ser bastante ricas en sodio.

Lo básico sobre las galletas saladas

Una porción de 5 galletas saladas regulares contiene 62 calorías y aproximadamente 1.3 gramos de grasa, casi nada de ella es grasa saturada. Este contenido bajo de grasas saturadas es un beneficio, ya que una dieta rica en grasas saturadas aumenta el riesgo enfermedad cardíaca, obesidad y diabetes tipo 2. Las galletas saladas regulares tienen bajo contenido de azúcar, con menos de 1 gramo por porción, que es otro beneficio. Estas galletas no son una gran fuente de proteínas, con sólo 1 gramo por porción, ni de fibra, con menos de 0.5 gramos por porción.

Sodio

Una de las mayores desventajas de consumir galletas saladas regulares es la cantidad de sodio que aportan. Una porción de 5 galletas contiene 141 miligramos de sodio. Esto se traduce en casi el 10% de la recomendación de la American Heart Association, que es de menos de 1,500 miligramos por día. Limitar el consumo de sodio es una forma de reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y ataque cerebral.

Vitaminas y minerales

Las galletas saladas contienen pequeñas cantidades de potasio, zinc, vitamina E y vitamina K. También aportan grandes cantidades de hierro y folato. Cinco galletas aportan 0.83 miligramos de hierro, que es el 10% de los 8 miligramos que necesitan los hombres por día y aproximadamente el 5% de los 18 miligramos que necesitan las mujeres. El hierro ayuda a mantener el nivel de energía. La misma porción de galletas también contiene 32 microgramos de folato, que es el 8% de los 400 microgramos que necesitas como parte de tu dieta diaria. El folato ayuda a la producción de energía y promueve una piel, cabello y ojos saludables.

Inclusión de galletas saladas en la dieta

Las galletas saladas no son malas para la salud, pero como no tienen una gran densidad de nutrientes, no merecen el rol principal en tu dieta diaria. Si te gustan, puedes comprar las que son bajas en sodio como una manera de mejorar su valor nutricional de alguna manera. Las galletas de trigo integral son otra opción, aunque no mucho mejores nutricionalmente que las regulares. Come tus galletas con ingredientes saludables para aumentar la ingesta de nutrientes. Por ejemplo, agrega una rodaja de queso bajo en grasas para aumentar el contenido de calcio y proteínas de tu bocadillo. Cubre las galletas con una pequeña cantidad de yogur griego natural y arándanos frescos para agregar fibra y potasio.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por paula santa cruz