Cómo usar gafas de natación

Las gafas de natación ayudan a proteger tus ojos y te permiten ver mejor bajo el agua, las cuales son ventajas para los nadadores, tanto recreativos como competitivos. Usar gafas puede aumentar tu disfrute del agua, pero sólo si se ajustan correctamente y se usan de la manera correcta. Las gafas usadas incorrectamente darán lugar a fugas de agua contra los ojos, potencialmente irritándolos, y causarán distorsión visual.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Ve a una tienda donde te puedas probar varios estilos de gafas. Los cristales de las gafas pueden ser de muchas formas diferentes para encajar contra tu orbital de diferentes maneras. Elige entre lentes planas y redondeadas. Si compites, es posible que desees ver gafas pequeñas que caben dentro de la cavidad orbital. Selecciona gafas que se sientan cómodas contra tu cara y no ejerzan presión contra tus globos oculares.

  2. Sostén las lentes contra las cuencas de los ojos con una mano mientras tiras de la correa de las gafas hacia arriba y sobre tu cabeza para que descanse cómodamente en la parte posterior de tu cabeza. Las correas deben descansar encima de las orejas. Utiliza las hebillas de las correas laterales para cambiar el ajuste hasta que las gafas formen un sello cómodo contra la piel.

  3. Usa tus dedos para peinar el cabello fuera de las correas cerca de tu cara. Pasa tus dedos a través de tu frente para comprobar que no haya pelo que pudiera estar atrapado debajo de tus gafas. El pelo atrapado que rompe el sello entre la piel y las gafas puede provocar fugas de agua mientras estás nadando.

  4. Usa tus gafas debajo de tu gorro de baño si estás usando uno. Colocar las gafas por debajo del gorro las mantendrá más firmemente en su lugar contra tu cabeza y hará que tu nado sea más aerodinámico. Si las gafas se corren de tu cara por alguna razón, tu gorra evitará que se pierdan en la piscina.

Consejos y advertencias

  • Tus gafas deben crear un sello hermético. Deben encajar lo suficiente para crear un sello de succión pero no tan ajustadamente que causen dolor o distorsionen tu visión. Para obtener la succión adecuada, elegir gafas que coincidan con la forma de las cuencas de los ojos es esencial.

Más galerías de fotos



Escrito por tricia ross | Traducido por lucia ayala