Funciones de las glándulas suprarrenales

Las glándulas suprarrenales son partes importantes del sistema endocrino. Producen una variedad de hormonas que desempeñan papeles clave en la respuesta al estrés, el metabolismo y el equilibrio de sal y agua en el cuerpo. También son un importante miembro del eje del sistema endocrino que consiste en el hipotálamo y la glándula pituitaria.

Anatomía

Las glándulas suprarrenales se encuentran justo encima de cada uno de los riñones en la cavidad abdominal. Son de forma triangular y aproximadamente de 1,5 pulgadas (3,7 cm) de altura y 3 pulgadas (7,5 cm) de longitud. Las glándulas suprarrenales consisten en regiones separadas llamadas corteza y médula, cada una de ellas realiza diferentes funciones. La corteza es la capa exterior y la médula es la capa interna de la glándula suprarrenal.

Corteza suprarrenal

La corteza suprarrenal produce varias hormonas que desempeñan un papel vital en el metabolismo del cuerpo y las características fisiológicas. El cortisol y la corticosterona, ambos corticosteroides, y la hormona aldosterona de la corteza suprarrenal secretan directamente en el torrente sanguíneo. El cortisol sirve un papel importante en el control del metabolismo y el uso de proteínas, grasas y carbohidratos. La crticosterona, junto con el cortisol, desempeña un papel en la protección del cuerpo de daño tisular mediante la supresión de la reacción inflamatoria del sistema inmune. La aldosterona ayuda a mantener el volumen de la sangre y la presión arterial mediante la inhibición de pérdida de la sal a través de la orina. Pequeñas cantidades de hormonas sexuales también son liberadas por la corteza suprarrenal.

Médula suprarrenal

La médula suprarrenal proporciona una función importante para ayudar al cuerpo a manejar el estrés emocional y físico. Segrega las hormonas epinefrina y norepinefrina, también conocidas como adrenalina y noradrenalina. Estas hormonas contribuyen a la respuesta del cuerpo de "lucha o huída" aumentando la presión arterial y el flujo de sangre, relajando los músculos lisos y aumentando el suministro de energía del cuerpo mediante la estimulación de la liberación de glucosa o azúcar en la sangre desde el hígado.

Desórdenes

Una gran variedad de condiciones puede afectar la producción de hormonas de las glándulas suprarrenales, conduciendo a un espectro de síntomas y complicaciones. La enfermedad de Cushing es una condición en la cual la corteza suprarrenal produce demasiado cortisol, que puede dañar los tejidos del cuerpo. La enfermedad de Addison y la hiperplasia suprarrenal congénita son dos condiciones en la que demasiado cortisol, y aldosterona en la enfermedad de Addison, es secretadas por la corteza suprarrenal. La enfermedad de Addison puede ser causada por una reacción autoinmune, cáncer o infecciones. La hiperplasia suprarrenal congénita es un trastorno genético presente en el nacimiento. Las funciones de la glándula suprarrenal también pueden interrumpirse por tumores de la glándula suprarrenal o glándula pituitaria, que controla las glándulas suprarrenales.

Eje HPS

El hipotalámico-pituitario-suprarrenal o eje HPS es una compleja serie de interacciones y bucles de retroalimentación entre el hipotálamo, la glándula pituitaria y las glándulas suprarrenales. El flujo de comunicación primario del eje HPS comienza con la liberación de factor de liberación de corticotropina o CRF, desde el hipotálamo. CRF se une a la glándula pituitaria y estimula la liberación de la hormona adrenocorticotrópica o ACTH, en el torrente sanguíneo. La ACTH viaja y se une a las glándulas suprarrenales, estimulando la liberación de cortisol en el torrente sanguíneo, donde actúa en una gran variedad de procesos corporales. El cortisol finaliza el bucle de realimentación comunicándose con el hipotálamo y la hipófisis.

Más galerías de fotos



Escrito por jason dority | Traducido por paulina illanes amenábar