Cómo funcionan los pedales automáticos para bicicleta

El término "pedales automáticos" es confuso porque se refiere a pedales que realmente se "fijan" al calzado de un ciclista. El origen del término proviene de la infancia de los sistemas automáticos, que sustituyeron a las cestas llamadas "clips para pies" que permitían al ciclista tirar y empujar los pedales, mejorando así la eficacia del pedaleo. Debido a que el término "clip" ya estaba en uso, los pedales "automáticos" obtuvieron su nombre debido a que fijan los pedales a los pies del conductor sin usar clips.

Función

Los sistemas de pedaleo automáticos tienen tres componentes: los pedales, las abrazaderas y el calzado. Cuando el ciclista se para sobre el pedal, un mecanismo cargado por resortes en él, similares a los usados para esquiar, afianzan la abrazadera montada en la suela del calzado. Las zapatillas de ciclismo tienen suelas rígidas, por lo que cuando un ciclista está enganchado, toda la planta del pie se convierte en una plataforma para empujar el pedal. Para desengancharse de los pedales, el ciclista gira su talón hacia el exterior.

Tipos

Shimano, Mira y Speedplay fabrican pedales automáticos. Shimano diseñó las Shimano Pedaling Dynamics o SPD, abrazaderas para el ciclismo de montaña. Éstas se adaptan a todos los pedales de bicicleta de montaña, cuyo diseño permite quitarles el lodo fácilmente. La mayoría de calzado compatible con las SPD tienen un sistema de fijación empotrada y una suela un poco más flexible, para que caminar sea más fácil. Shimano también hace abrazaderas de carretera que compiten con Look. Éstas son más grandes y cubren la planta del pie del ciclista para darle un área más grande a la transferencia de potencia. Las abrazaderas de carretera sobresalen por la suela del calzado, lo que hace que sea más difícil caminar con ellas. Los pedales de Speedplay ofrecen más "flote" o rotación de lado a lado que otros pedales de carretera.

Beneficios

Debido a que el sistema automático transforma al calzado entero en parte del pedal, permite una transferencia de energía más eficiente de los músculos del ciclista a la bicicleta. Además, debido a que los pies del ciclista están sujetos a los pedales, puede pararse en la parte trasera del pedal cuando suba una colina o acelere. Ambas de estas ventajas de los sistemas automáticos conducen a andar más rápido y más eficientemente.

Precaución

La mayoría de los ciclistas que son nuevos con los pedales automáticos temen caerse, ya que no podrán desengancharse de los pedales cuando se detengan. Desafortunadamente, la mayoría de los ciclistas con pedales automáticos han tenido que soportar este hecho al menos una vez. Para evitar esto, pide en tu tienda de bicicletas que ajusten la tensión de la abrazadera lo más suelta posible, hasta que lo frenar con los pedales automáticos se convierta en algo más natural. Antes de llevar tus nuevos pedales a un viaje de prueba, practica fijarte y soltarte en una superficie suave o en tu aparato interior de entrenamiento.

Consideraciones

Cuando estés comprando un sistema automático, Bicycle World, una tienda de bicicletas del área de Houston, sugiere que consideres qué tipo de ciclismo harás. ¿Vas a caminar mucho con tu calzado de bicicleta y por lo tanto quieres una abrazadera empotrada? ¿Andarás en senderos o carreteras? Los ciclistas que montan seguido o competitivamente pueden optar por pagar el dinero extra de unos pedales más ligeros y duraderos. Sin embargo, si eres nuevo en el ciclismo, los modelos básicos probablemente cumplirán con tus necesidades. La mayoría de las bicicletas de ciclismo bajo techo son compatibles con las abrazaderas SPD.

Más galerías de fotos



Escrito por claire lunardoni | Traducido por ana karen salgado beltrán