¿Cómo funcionan las luces SAD?

El trastorno afectivo estacional, o SAD (por su sigla en inglés), da lugar a episodios de depresión que normalmente se inician a finales de otoño y desaparecen en la primavera. La causa subyacente del SAD no está del todo clara, pero los investigadores especulan que las variaciones estacionales de una hormona llamada melatonina pueden ser el culpable. La melatonina ayuda a regular el ciclo de sueño y también puede afectar el estado de ánimo. La liberación de la melatonina se suprime por la exposición a la luz. El uso diario de una caja de luz, o terapia de luz, para compensar un menor número de horas de luz solar durante el invierno ha demostrado ser tan eficaz como ciertos antidepresivos en el tratamiento del SAD.

Trastorno afectivo estacional

Los autores de un artículo publicado en marzo de 2000 en "Acta Psychiatrica Scandinavica", informan que a lo largo de toda la vida, el trastorno afectivo estacional puede afectar desde menos del 1 por ciento a casi el 10 por ciento de la población. Las personas que viven en latitudes septentrionales pueden estar en mayor riesgo debido a que los días son muy cortos durante el invierno. Si bien cualquier persona puede experimentar los síntomas del SAD, que incluyen depresión, falta de energía y dificultad para concentrarse, la condición comienza con mayor frecuencia entre los 20-29 años. Las mujeres son más propensas a la enfermedad que los hombres. Además, muchas personas con SAD tienen al menos un miembro de la familia con una historia de depresión.

Terapia de luz

La terapia de luz fue reconocida por primera vez como posible tratamiento para el trastorno afectivo estacional en la década de 1980. Cajas de luz especialmente diseñadas se usan para tratar el SAD. Se utilizan fuentes de luz que imitan la luz solar mediante la emisión de luz de espectro completo, lo que significa luz en una variedad de longitudes de onda. A diferencia de las camas de bronceado, las cajas de luz para SAD filtran los dañinos rayos ultravioleta. Según la American Psychiatric Association, sesiones diarias de 15 a 30 minutos de terapia de luz pueden ser prescritas para tratar el SAD. Generalmente, los síntomas comienzan a mejorar a los pocos días. Si no hay una mejoría de los síntomas, una sesión adicional se puede añadir más tarde en el día.

Terapia de luz en comparación con los antidepresivos

Un ensayo aleatorizado y controlado realizado en mayo de 2006 y que se publicó en el "American Journal of Psychiatry", encontró que la terapia de luz y la fluoxetina (Prozac, Sarafem) eran igualmente eficaces en el tratamiento de este trastorno. Los participantes asignados al azar para recibir terapia de luz experimentaron una mejoría en los síntomas antes que los tratados con fluoxetina, pero esta diferencia no fue estadísticamente significativa. Los autores del estudio concluyeron que debido a que ambos métodos de tratamiento son eficaces, la preferencia individual debe guiar la terapia, lo cual se condice con las actuales directrices de la American Psychiatric Association.

Posibles efectos secundarios

Una variedad de cajas de luz están disponibles y el tratamiento es sencillo. Sin embargo, como con cualquier tratamiento médico, existen efectos secundarios potenciales. Dependiendo de la intensidad de la luz, irritación de la piel, fatiga visual y dolores de cabeza son posibles. Además, algunas personas que utilizan la terapia de luz pueden estar en riesgo de desarrollar los síntomas de la manía, incluyendo agitación e hiperactividad. Como resultado, la terapia de luz se debe utilizar bajo la supervisión de un profesional de la salud. Si luchas contra los síntomas de SAD, habla con tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por niya jones | Traducido por martin santiago