¿Cómo funciona un podómetro?

Uso apropiado

Un podómetro es un dispositivo que contabiliza el número de pasos que una persona da en el transcurso del día. Este pequeño aparato es usado con frecuencia para ayudar a una persona a alcanzar una meta diaria de cierta cantidad de pasos realizados para quemar calorías. Aunque existen una variada cantidad de diseños de podómetros todos tienen en común la función de contar pasos. Un podómetro se usa agarrado a una correa con la cara del contador hacia arriba para poder leerlo fácilmente. Un uso correcto del podómetro permite que éste funcione correctamente al hacer el conteo.

Recolección de datos

El número de pasos realizados por día pueden ser contabilizados por un podómetro en dos formas diferentes. La primera es midiendo el movimiento de la cadera. Debido a que cuando una persona camina las caderas se mueven hacia adelante y hacia atrás repetidamente, el podómetro contabiliza como un paso cada movimiento que la persona hace con la cadera. Cada persona puede tener una longitud diferente de paso o zancada que afecta la medición del podómetro. Por esta razón a menudo es posible calibrar el podómetro según la longitud de la zancada y el correspondiente avance de la cadera para marcar los pasos en el podómetro. Otro método utilizado por un podómetro para contabilizar la cantidad de pasos recorridos consiste en contar el número real de veces que tus pies pisan el suelo. Esta forma de conteo es generalmente reservada para dispositivos de alta tecnología como los zapatos especializados que transmiten la información sobre los pasos recorridos a un iPod u otro dispositivo inalámbrico para la su medición. Si bien estos podómetros tienden a ser más precisos que los que simplemente miden el movimiento de la cadera son significativamente más caros.

Presentación del conteo

Una vez que la información es recolectada, el más simple de los podómetros contabiliza solamente la cantidad de pasos caminados durante un cierto período de tiempo. Una persona puede restablecer a cero su podómetro al inicio de un nuevo día con el fin de alcanzar una meta de cierta cantidad de pasos recorridos durante un periodo, como la meta de los 10.000 pasos diarios recomendada por el Consejo Estadounidense de ejercicios (American Council on Exercise). Los podómetros más sofisticados pueden convertir el número de pasos en otros datos adicionales. Un podómetro calibrado para medir la longitud del paso de una persona puede utilizar estos datos para calcular la cantidad de millas o kilómetros caminados en un día. Otras medidas de conversión incluyen el número de calorías quemadas. Los podómetros pueden tener una tasa de error del 50% en términos de medición, lo que puede afectar fuertemente lo que una persona cree que está caminando durante el transcurso del día. Por esta razón, si una persona esta en capacidad de comprar un podómetro de alta calidad que puede ser calibrado, lo más probable es que este dispositivo arroje los datos correctos.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por pattricia patino