La función de la vitamina B12 en la síntesis del ADN

La vitamina B 12 en realidad representa a una variedad de compuestos similares que en su conjunto se conocen como cobalaminas. Las cobalaminas son moléculas grandes y complejas que el organismo absorbe muy mal. Las bacterias intestinales "buenas" producen un poco de B12, pero esta cantidad ni siquiera se aproxima a las necesidades del cuerpo. Las cobalaminas cumplen muchas funciones en el cuerpo, por ejemplo, desempeñan un papel importante en la síntesis del ADN y la división celular. La falta de B12 en la dieta, en especial durante la infancia, atrofia el crecimiento y evita que las células se reproduzcan normalmente.

Formas activas de la B12

La metilcobalamina y la 5-adenosilcobalamina son dos de las formas más activas de la vitamina B12 en tu cuerpo. La metilcobalamina funciona como un cofactor para una variedad de enzimas, en particular, de aquellas necesarias para convertir y sintetizar los aminoácidos. Algunos de estos aminoácidos, en especial la metionina, son necesarios para copiar el material genético, como las moléculas del ADN y el ARN. Específicamente, la metionina es necesaria para producir S-adenosil metionina, un donante de grupos metilo utilizados por la metilación en una variedad de sitios en el ADN y el ARN.

Síntesis del ADN

Todas las células de tu cuerpo necesitan un poco de vitamina B12 para reproducirse debido a que la reproducción del ADN en el núcleo de las células es esencial antes de que ocurra la división celular. Justo antes de la división, la estructura helicoidal del ADN se replica a sí misma de modo tal que las nuevas células tengan la misma información o "prototipo" que las células madre. El ADN, que significa ácido desoxirribonucleico, contiene información genética y responsable de las características hereditarias. En términos bioquímicos, la vitamina B12 es una coenzima esencial para la función de la ribonucleótido reductasa, necesaria para la producción desoxirribonucleótidos que participan en la síntesis del ADN.

Implicaciones de una deficiencia

Las cobalaminas se almacenan en el hígado durante muchos meses o años, así que no se necesita obtener vitamina B12 a diario de la dieta o los suplementos. Además, otra vitamina B denominada folato y también conocida como B9, tiene muchas de las mismas funciones de la vitamina B12, así que los síntomas de una deficiencia pueden ser enmascarados o tardar más tiempo en desarrollarse. Durante la infancia, entre las señales de una deficiencia de vitamina B12 se encuentran la dificultad para crecer, los trastornos motores, los retrasos en el desarrollo y los glóbulos rojos deformes que causan anemia. La síntesis incorrecta del ADN provoca la producción de glóbulos rojos inmaduros que son demasiado grandes e incapaces de transportar oxígeno. En los adultos, la deficiencia de B12 normalmente se caracteriza por la anemia, la fatiga, el estreñimiento, la pérdida del apetito, las llagas en la boca y la lengua, los problemas neurológicos, la depresión y el deterioro cognitivo, en especial de la memoria a corto plazo.

Fuentes y recomendaciones

La vitamina B12 es producida naturalmente por ciertos tipos de algas y bacterias. Los animales no producen B12, pero está presente en aquellos que se alimentan de algas o tienen ciertas bacterias en sus intestinos. Por lo tanto, entre las buenas fuentes de B12 se encuentran el pescado, la carne de res y el hígado de pollo, los productos lácteos y los huevos. Los vegetales de hojas verdes, como la espinaca, también pueden ser fuentes de vitamina B12 si cuentan con bacterias productoras, pero las fuentes de origen animal son mejores y más confiables. Por otro lado, muchos cereales y pastas están fortificados con B12 sintética. Para prevenir los síntomas de una deficiencia, la dosis diaria recomendada de B12 para adultos varía de 2,4 microgramos a 2,8 microgramos, según el embarazo y el amamantamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por valeria d'ambrosio