Fumar y el sentido del olfato

Aunque conozcas algunas de las amenazas para la salud más significativas del hecho de fumar -como el cáncer de pulmón o el enfisema- puede que no conozcas otros efectos a largo plazo, como una reducción en el sentido del olfato, según la American Academy of Otolaryngology. Esta reducción es el resultado de daños en los nervios que pueden volverse permanente si no dejas de fumar.

Importancia


Fumar puede reducir tu sentido del olfato.

Los fumadores tienen el doble de probabilidades de tener un sentido del olfato reducido que sus contrapartes no fumadoras, según el American Council on Science and Health. Fumar puede afectar este sentido básico tanto en fumadores jóvenes como en los de mayor edad.

Función

Cuando inhalas, los nervios olfativos ubicados en la parte trasera de tu nariz transmiten señales al cerebro, indicando que estás oliendo, según Reader's Digest. Con el transcurso del tiempo, el hecho de fumar daña a estos nervios, lo que resulta en una reducción en el sentido del olfato. Fumar durante un período prolongado puede dañar permanentemente estos receptores. Fumar no sólo afecta los nervios de tu nariz, sino que también daña los receptores del gusto, diluyendo tu capacidad de oler o saborear.

Peligros

Tu sentido del olfato no sólo te permite disfrutar del sabor de la comida y del olor de un perfume de fragancia dulce, sino que también es un reflejo de protección y valor que puede disminuir debido al hecho de fumar, según la American Rhinologic Association. Perder tu sentido del olfato puede ser peligroso porque disminuye tu capacidad de oler olores peligrosos, como una pérdida de gas, un incendio o incluso comida podrida. Quienes tienen afectado el sentido del olfato también tienen más probabilidades de seguir dietas que son menos sanas que sus contrapartes no fumadores, según Reader's Digest.

Diagnóstico

El examen de un médico puede determinar el grado hasta el cual has perdido el sentido del olfato debido al hecho de fumar, según la American Rhinologic Association. Tu médico puede introducir un endoscopio dentro del pasaje nasal para poder ver la nariz, lo que le permite detectar áreas de daño. En los casos de una severa pérdida del olfato, se puede realizar una tomografía computada para identificar las áreas dañadas en las cavidades nasales.

Prevención/solución

Dejar de fumar es el primer paso para prevenir más daño en tus nervios olfativos, según la Palo Alto Medical Foundation. Si eres un fumador de larga data, puede que desees usar dispositivos o medicaciones que te ayuden a incrementar tus posibilidades de dejar el cigarrillo. Ejemplos de esto incluyen goma de mascar o parches de reemplazo de nicotina que se aplican en la piel. Unirte a un grupo de apoyo para dejar de fumar o hacer terapia también pueden ayudarte a dejar el cigarrillo. Luego de 48 horas de haber dejado de fumar, tus extremos nerviosos comienzan a crecer de nuevo, según la Palo Alto Medical Foundation.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por irene cudich