¿Fumar es malo para tu cabello?

El humo del cigarrillo entra en el torrente sanguíneo a través de los pulmones y es transportado por el sistema circulatorio a cada parte del cuerpo. El resultado es que las células del cuerpo del fumador se bañan en los más de 4.000 productos químicos y gases que se encuentran en el humo del cigarrillo. Ninguna parte del cuerpo está realmente exenta de las toxinas en los cigarrillos, e incluso los folículos pilosos sufren daños.

Cabello malo todos los días

El humo del cigarrillo daña los folículos pilosos, causando que se encojan y se marchiten. Los folículos no saludables simplemente no pueden producir el pelo sano, haciendo que los fumadores sean más propensos a tener cabello dañado y fino o se queden calvos. Incluso si los folículos siguen produciendo cabello, es frágil y extremadamente susceptible a la rotura. El humo también restringe el flujo de sangre a los folículos, envejeciéndolos prematuramente y provocando canas que aparecen antes en la vida de lo que lo harían normalmente. Los cigarrillos también aumentan la cantidad de la hormona DHT en el cuerpo, que es una hormona conocida por contribuir a la pérdida de cabello. El olor a humo de cigarrillo también es fácilmente atrapado por el cabello y la piel, provocando incluso que el pelo limpio huela a tabaco rancio.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle miley | Traducido por carlos alberto feruglio