¿Fumar influye en los niveles de colesterol y triglicéridos?

La mayoría de la gente entiende que fumar causa daño sustancial al tejido pulmonar, pero pocos se dan cuenta de que el tabaco causa más muertes por enfermedad cardíaca que por cáncer de pulmón. Afecta al sistema cardiovascular en muchos frentes, aumenta la acción de coagulación en la sangre, endurece el revestimiento de los vasos sanguíneos y cambia las concentraciones de lípidos en la sangre. Estas acciones triplican el riesgo de enfermedad cardiovascular entre los fumadores.

Los chicos buenos

Aunque los altos niveles de colesterol en la sangre son peligrosos, un sólido nivel de colesterol HDL o high density lipoprotein (lipoproteína de alta densidad), es una ventaja para el sistema cardiovascular. Por esta razón, los médicos a menudo se refieren a HDL como el colesterol bueno. Cuando trabaja para eliminar las grasas de la sangre, ayuda a mantener las arterias limpias y, con el tiempo, evita obstrucciones que pueden conducir a un accidente cerebrovascular y ataque cardíaco. Desafortunadamente, fumar disminuye los niveles de HDL. Por el contrario, la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) informa que dejar de fumar puede aumentar el HDL en un 20 por ciento.

Daños por el colesterol LDL

En contraste con los efectos positivos de HDL, el colesterol LDL, o low-density lipoprotein (lipoproteína de baja densidad), promueve el almacenamiento de colesterol como placa dentro de las arterias. Tras la exposición al humo, ya sea por fumar o respirar activamente el humo de segunda mano, el LDL parece unirse con mayor eficacia a las paredes arteriales. En un estudio realizado por Roberts y sus colegas en 1996, las ratas que inhalaron el humo del cigarrillo durante dos horas mostraron aumentos inmediatos de LDL en la arteria carótida. El LDL resultante promueve el daño celular a las paredes interiores de los vasos sanguíneos.

Los hábitos riesgosos

A pesar que los triglicéridos pueden no recibir tanta atención como el colesterol HDL y LDL, pueden aumentar tu riesgo de enfermedad cardíaca. Los niveles de triglicéridos varían a lo largo del día, aumentando después de una comida y después de los alimentos que contienen hidratos de carbono y azúcar. Dado que fumar aumenta los triglicéridos, la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) recomienda dejar de fumar como una herramienta, junto con las modificaciones de estilo de vida, dieta y otros, para mantener los triglicéridos bajo control.

Fumar sin fumar

La evidencia acumulada a lo largo de la década de 1990 mostró que los hijos de los fumadores y los adultos expuestos al humo en el lugar de trabajo suelen tener niveles más bajos de colesterol HDL. De hecho, el tabaquismo pasivo, o el acto de respirar el humo de segunda mano, ha demostrado ser un peligro apreciable para los no fumadores. Los investigadores de California James M. Lightwood y Stanton Glantz de la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) señalan que la evidencia muestra que los ingresos hospitalarios por ataques al corazón cayeron significativamente después que la legislación antitabaco se promulgara a lo largo del municipio. En otras palabras, no tienes que ser fumador para dañar tu corazón, sólo tienes que estar cerca de alguien que fuma.

Más galerías de fotos



Escrito por christine mcknelly | Traducido por barbara obregon