¿Cómo hace un fumador muy fuera de forma para comenzar un entrenamiento?

Aunque dejar de fumar es uno de los mayores pasos que debes seguir para vivir una vida más sana, hacer ejercicio puede ayudarte a dejar de fumar porque reduce la ansiedad de nicotina información extraída de un estudio publicado en "Psicofarmacología." Debido a que tu cuerpo no está preparado para hacer frente a mucho desgaste físico deberías consultar con el médico primero. Luego puedes empezar poco a poco para reducir el riesgo de lesiones relacionadas con el ejercicio y así tendrás más posibilidades de mantener tu nuevo estilo de vida.

Nivel de dificultad:
Difícil

Necesitarás

  • Calculadora
  • Cronómetro

Instrucciones

  1. Pídele a tu médico que te ayude a evaluar tu condición física actual. Él puede ayudarle a diseñar un programa de entrenamiento que mejore poco a poco tu resistencia, tu flexibilidad y tu fuerza. También te puede recomendar que hagas un examen para evaluar tu condición física y lograr un plan de ejercicios que se ajuste a tus necesidades.

  2. Escribe un plan con una fecha donde el "comienzo" sea dentro de una semana a partir de hoy. Esto te dará tiempo para motivarte, encontrar al menos un momento en tu rutina diaria para hacer ejercicio y escoge un par de zapatos deportivos. Busca metas pequeñas. Por ejemplo "Semana uno: hacer una caminata de 10 minutos todos los días a la hora del almuerzo, la segunda semana: hacer una caminata de 10 minutos todos los días a la hora del almuerzo y comenzar a subir las escaleras a la oficina."

  3. Comienza tu plan de ejercicios en la fecha de inicio y ajústala si te sientes demasiado agobiado con el ritmo. Si la caminata de 10 minutos a la hora del almuerzo te hace sentir muy cansado entonces puedes bajar el ritmo o dividirla en dos caminatas de cinco minutos. Aumentar el ritmo o la duración sólo cuando te sientas preparado.

  4. Escribe en un diario de ejercicio todos los días, tomando nota de la actividad que hiciste, cuándo la hiciste y cuánto tiempo duró. Tú puedes descubrir que eras capaz de caminar un minuto más, una semana después del inicio.

  5. Anota en tu agenda cuántos cigarrillos fumas en el día a día. Esto te ayudará a establecer una conexión entre tus hábitos de fumar y cómo te sientes en el momento del ejercicio.

Consejos y advertencias

  • Tendrá más éxito en el régimen de ejercicios si aumentas el ritmo y dejar de fumar al mismo tiempo. Consulta a tu médico sobre las opciones y los tratamiento actuales.
  • Una vez que dejes de fumar es posible que no notes de inmediato la gran mejora en la calidad de la respiración. Los problemas respiratorios pueden comenzar a resolverse después de unos nueve meses. Hasta entonces aumenta la duración del ejercicio poco a poco mientras tu condición física mejora.
  • Si sientes dolor, náuseas o mareos mientras haces ejercicios entonces debes sentarte y tomar un descanso antes de continuar. Si estos síntomas persisten busca atención médica.

Más galerías de fotos



Escrito por christa miller | Traducido por jose fortunato