Fuentes vegetales versus fuentes animales de enzimas digestivas

Es posible que hayas oído hablar de los beneficios propuestos de los suplementos de enzimas digestivas para reducir los síntomas de malestar digestivo, mejorar la función inmune, y tratar los trastornos como la pancreatitis. Sin embargo, la fuente de enzimas influye en su función y su eficacia en la restauración de la función gastrointestinal y la inmunidad de todo el cuerpo. Las enzimas digestivas a base de plantas son funcionales en un amplio intervalo de niveles de pH, lo que es ideal para ayudar a la función general de todo el sistema digestivo. Las basadas ​​en fuentes animales son sólo funcionales en un estrecho rango de pH, haciéndolas ineficaces en el estómago. Sin embargo, las enzimas de origen animal pueden ser beneficiosas para abordar problemas digestivos particulares.

Definición y función de las enzimas

Para convertir la comida que consumes en una forma que tu intestino delgado puede absorber, tu cuerpo requiere enzimas digestivas para romper las moléculas de los alimentos. Las enzimas son proteínas especiales que tu cuerpo activa en respuesta a ciertas situaciones, tales como la presencia de comida en la boca o en el estómago. Tu boca tiene amilasa para descomponer los carbohidratos y lipasa para descomponer las grasas. Las proteasas en el estómago sirven para digerir las proteínas, y la celulasa descompone el material fibroso de las frutas, verduras y granos enteros. Una porción del páncreas también segrega enzimas para ayudar en la digestión, y es una fuente potencial de enfermedades digestivas.

Enzimas digestivas de origen vegetal

Los suplementos de enzimas digestivas vegetarianas provienen de microorganismos tales como el Aspergillus, cultivado en un laboratorio en la soja, la cebada u otro medio vegetal. Las enzimas de origen vegetal son activas en un amplio rango de pH, lo que las hace útiles para ayudar a la digestión con el bajo pH del estómago, así como el medio ambiente moderadamente alto de pH del intestino. La digestión insuficiente en la boca y el estómago significa que el intestino delgado tiene que trabajar más duro para descomponer y absorber las moléculas de los alimentos. Este desequilibrio a menudo causa malestar digestivo incluyendo hinchazón, gases y estreñimiento. Por lo tanto, las enzimas de origen vegetal pueden ayudar a aliviar la tensión en el intestino delgado mejorando la digestión en el estómago.

Enzimas digestivas de origen animal


Las enzimas digestivas de origen animal a menudo provienen de las enzimas pancreáticas o del estómago de las vacas.

Las enzimas digestivas de origen animal a menudo provienen de las enzimas pancreáticas o del estómago de las vacas o cerdos. A diferencia de las enzimas de origen vegetal, son sólo funcionales a niveles de pH más alto. Por lo tanto, son menos eficientes para ayudar a la digestión en el estómago en comparación con las enzimas digestivas de origen vegetal. Sin embargo, las enzimas específicas de origen animal, tales como la pancreatina pueden ser útiles para ayudar en condiciones tales como la pancreatitis, la insuficiencia pancreática exocrina, y el cáncer de páncreas. La pancreatina contiene las proteasas, amilasas, lipasas que un páncreas que funciona normalmente tendría; por lo tanto, esta enzima sería útil para abordar un problema aislado en el páncreas.

Consideraciones

Si bien las enzimas digestivas pueden aliviar los síntomas de indigestión y mejorar la función digestiva, también pueden dar lugar a efectos secundarios tales como malestar estomacal si tomas una dosis alta de ellas. Por lo tanto, no te debes exceder de la dosis recomendada ni dejar de tomar los suplementos si la reducción de la dosis no ayuda. Además, algunas enzimas no se recomiendan en mujeres embarazadas o personas que toman anticoagulantes. Debes consultar con un médico si tienes alguna condición médica preexistente antes de tomar suplementos de enzimas.

Más galerías de fotos



Escrito por gina battaglia | Traducido por maría florencia lavorato