Fuentes naturales de progesterona y estrógeno

El estrógenos y la progesterona sintéticos o químicos no son los mismos que los que produce el cuerpo y pueden tener efectos secundarios graves. "Las actitudes acerca de la terapia hormonal cambiaron abruptamente en 2002, cuando un gran ensayo clínico encontró que el tratamiento en realidad plantea más riesgos de salud que los beneficios para las mujeres posmenopáusicas", informó la Clínica Mayo. Hay fuentes naturales de estrógenos y progesterona que pueden ser utilizadas para ayudar a equilibrar los niveles del cuerpo de estas hormonas.

Ñame silvestre mexicano

El ñame silvestre o wild yam mexicano (Dioscorea mexicana) es una de las fuentes naturales de progesterona. Los estudios de la Clínica Mayo que involucran el uso del extracto de ñame silvestre muestran beneficios que incluyen el aumento del deseo sexual, la capacidad de ejercicio, la mejora el bienestar y la mejora de los niveles de hormonas en personas con función adrenal insuficiente. "La progesterona de diosgenina, extraída del ñame mexicano, es idéntica a la progesterona natural del ovario o placenta humana", según el American College of Obstetricians and Gynecologists. Hay buena evidencia científica del uso del DHEA sintetizado a partir del extracto de ñame silvestre, pero son necesarios más estudios para llegar a conclusiones firmes.

Soja

La soja es rica en fitoestrógenos, también llamados isoflavonas, "compuestos derivados de plantas, convertidos en sustancias estrogénicas débiles en el tracto gastrointestinal", según los National Institutes of Health (NIH, por sus siglas en inglés). Los productos de soja contienen los niveles más altos de estrógenos naturales. Para obtener 1 mg de isoflavonas, se necesita un gramo de semillas de soja. Algunos expertos en nutrición del NIH asumen que una ingesta diaria de 50 mg de isoflavonas es segura, sin embargo, los suplementos dietéticos pueden contener más de 85 mg de isoflavonas en una sola unidad, y algunos fabricantes aconsejan tomar dos al día.

Lignanos

Los lignanos proporcionan fitoestrógenos y pueden modular la señalización de los estrógenos. Éstos son fuentes naturales de estrógeno. Las fuentes dietéticas de lignanos incluyen linaza, centeno, cereales y algunas bayas. Los estudios de terapia de reemplazo hormonal (TRH, por sus siglas en inglés) se han realizado para determinar si el tratamiento tiene efectos beneficiosos sobre las fracturas de huesos, de acuerdo con los NIH. La evidencia clínica muestra que los fitoestrógenos ayudan a mantener o mejorar la salud del esqueleto. Esto significa que la terapia de reemplazo hormonal natural puede ser beneficiosa en la reducción del riesgo de la osteoporosis.

Precaución

Las fuentes naturales de estrógenos y progesterona pueden tener algunos riesgos para la salud. Es importante hablar con un médico o profesional de la salud para determinar si los fitoestrógenos dietéticos y los lignanos son adecuados para ti. Los efectos de las isoflavonas similares al estrógeno pueden ser un riesgo de cáncer, especialmente para las personas que han tenido cáncer de mama o estén en riesgo de cáncer de mama. Aunque los estudios clínicos muestran algunos beneficios de la TRH natural, son necesarios más estudios antes de sacar conclusiones apresuradas.

Más galerías de fotos



Escrito por caroline thompson | Traducido por sofia loffreda