Fuentes de energía durante los ejercicios

El ejercicio es un gran desafío para las diversas vías bioenergéticas en el músculo que trabaja. Por ejemplo, durante el ejercicio intenso el gasto total de energía del cuerpo puede aumentar 25 veces por encima de los gastos en reposo. El cuerpo utiliza los carbohidratos, grasas y proteínas para obtener energía necesaria para mantener las actividades celulares tanto en reposo como durante el ejercicio. La regulación de la selección del combustible durante el ejercicio está bajo control complejo y depende de varios factores, incluyendo la dieta, así como la intensidad y duración del ejercicio.

Hidratos de carbono


Los carbohidratos son la fuente principal de energía durante ejercicios moderados y altos.

Los carbohidratos o glucosa, es una fuente de combustible crítica durante cualquier forma de ejercicio, con un gramo rindiendo aproximadamente 4 kcal de energía. Los carbohidratos se clasifican como simples o complejos. La fruta es una fuente de hidratos de carbono simples. Los carbohidratos complejos tardan un poco más en ser digeridos y proporcionan energía a un ritmo más lento que los azúcares simples. Ejemplos de carbohidratos complejos incluyen panes, arroz y pasta. Una vez consumidos, los carbohidratos se descomponen en azúcares más pequeños para obtener energía inmediata o para ser almacenados en forma de glucógeno en el músculo y el hígado para su uso futuro. Las reservas de glucógeno muscular proporcionan una fuente directa de hidratos de carbono para el metabolismo de la energía muscular, mientras que las reservas de glucógeno de hígado sirven como un medio de la sustitución de glucosa en la sangre. La ingesta adecuada de hidratos de carbono es crucial para los atletas de resistencia, porque las reservas de glucógeno se pueden agotar en pocas horas. Sin una cantidad suficiente de hidratos de carbono, el cuerpo tiene que recurrir a otras fuentes de combustible.

Grasas


La grasa acumulada en el cuerpo es un combustible ideal para el ejercicio prolongado.

La grasa es la energía en nutrientes más utilizada durante el ejercicio, con un gramo proporcionando 9 kcal de energía. Por otra parte, las grasas son la principal fuente de combustible para el músculo durante el ejercicio de baja intensidad. Aunque la mayor parte de grasa se almacena en la forma de triglicéridos en las células grasas, algunas se almacenan en las células musculares. Los ácidos grasos son el principal tipo de grasa utilizada por las células del músculo para la energía. En cuanto a las grasas, los ácidos grasos libres de plasma y triglicéridos musculares contribuyen igualmente a ejercer el metabolismo. Sin embargo, como la duración del ejercicio aumenta, hay un aumento progresivo en el papel de ácido graso libre de plasma como fuente de combustible.

Proteína


Las proteínas aportan poco combustible durante un ejercicio de menos de una hora.

Mientras que la proteína es una parte crucial de todas las dietas y la reconstrucción de los músculos, no es una fuente importante de energía durante el ejercicio. Las proteínas se componen de muchas subunidades pequeñas llamadas aminoácidos. Para ser utilizadas como una fuente de combustible, las proteínas primero se deben degradar en aminoácidos. El aminoácido alanina se puede convertir después en el hígado en glucosa, que luego se puede utilizar para sintetizar glucógeno. Además, muchos aminoácidos se pueden convertir en compuestos intermedios metabólicos en las células musculares y contribuyen directamente como fuente de energía en las vías bioenergéticas. Durante períodos prolongados de ejercicio, o después de aproximadamente tres a cinco horas de trabajo, la contribución total de proteínas para la alimentación de combustible puede llegar de cinco a 10 por ciento durante los últimos minutos de trabajo

Más galerías de fotos



Escrito por meganc | Traducido por blas isaguirres