Fuentes alimenticias de ATP

El trifosfato de adenosina (ATP) actúa como una fuente de combustible dentro de tus células. Formado a partir de una serie de reacciones químicas, todos los carbohidratos, las proteínas y las grasas pueden ser convertidas en ATP después de la digestión. Cada célula en tu cuerpo utiliza ATP para impulsar las reacciones químicas necesarias para el funcionamiento celular adecuado. También se encuentra en las células animales y vegetales. Una variedad de alimentos proporcionan una fuente de ATP.

Carne y pescado


La carne proporciona una buena fuente de ATP.

Un tipo de alimento que proporciona una fuente de ATP es la carne y el pescado. Estos alimentos contienen varias células animales y cada célula contiene ATP preformado. Los nutrientes que se encuentran en las carnes y el pescado también pueden proporcionar una fuente de ATP dentro de tu cuerpo. Tras el consumo, los ácidos grasos y proteínas en las carnes y los pescados son digeridos y absorbidos. Si tu cuerpo requiere una fuente inmediata de energía, estos nutrientes se utilizan para producir ATP dentro de tus propias células, ayudando a la generación de energía en tu cuerpo. Al elegir las carnes y el pescado como fuente de ATP, la Harvard School of Public Health recomienda seleccionar aves de corral y pescado fresco y evitar los cortes grasos de carne roja que contienen altos niveles de grasas saturadas.

Nueces

Las nueces también proporcionan una fuente de ATP para tu cuerpo, ya que cada célula dentro de la nuez contiene una reserva de ATP que se utiliza como combustible celular. Además de su contenido de ATP, proporcionan energía a tu cuerpo a través de su grasa, hidratos de carbono y proteínas, que se pueden convertir en ATP después de la digestión. Las nueces también contienen fibra, el material vegetal que pasa a través de tu tracto gastrointestinal sin cambios. El consumo de fibra cada día ayuda a promover un sistema digestivo saludable, lo que permite que tus intestinos funcionen de manera eficiente para absorber los nutrientes y el ATP a partir de los alimentos que consumes. El Linus Pauling Institute en la Oregon State University recomienda consumir cinco porciones de 1 oz por semana como una fuente saludable de varios nutrientes, incluyendo ATP.

Vegetales y frutas


Mujer eligiendo vegetales con su hijo.

Otras fuentes de ATP en tu dieta incluyen las verduras y frutas. Estos alimentos contienen una gran cantidad de células vegetales, cada una con una reserva de ATP. Las verduras y las frutas también contienen hidratos de carbono, que se convierten en glucosa dentro de tus células después de su consumo y que luego son utilizados para producir ATP, según sea necesario. Una dieta rica en frutas y verduras tiene otros beneficios para la salud, incluyendo la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares, trastornos digestivos y algunos tipos de cáncer, según la Harvard School of Public Health. Consume una variedad de frutas y verduras, e intenta comer por lo menos nueve porciones de estos alimentos cada día, como fuente de ATP y otros nutrientes.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por sofía bottinelli