Frutos secos durante el embarazo

Ahora que estás esperando un bebé, es inteligente el preguntarse acerca de la inocuidad de los frutos secos, porque lo que comes y lo que no comes puede afectar al feto. Los frutos secos, sin embargo, no son un alimento del que debas preocuparte. De hecho, debes incluir frutos secos en tu dieta en el embarazo porque son ricos en ciertas vitaminas y minerales que necesitas para una buena salud y que tu bebé necesita para cumplir con las etapas de crecimiento.

La fibra es fabulosa


Albaricoque seco.

Si eres como muchas mujeres embarazadas, que han experimentado el estreñimiento en algún momento durante su embarazo. El estreñimiento es probablemente debido al cambio que se produce en las hormonas cuando se está embarazada y debido al hierro adicional que se está recibiendo en tu vitamina prenatal. Una dieta baja en fibra es otra razón por la que podrías estar experimentando el estreñimiento, y la adición de los frutos secos a tu dieta es una manera de conseguir los 25 a 30 gramos de fibra recomendados por la Asociación Americana del Embarazo. Una medida de 1/4 de taza de albaricoques secos contiene 1,63 gramos de fibra, y una medida de 1/4 taza de manzanas secas tiene 1,3 gramos. Las ciruelas pasas tienen casi 2 gramos por 1/4 taza, y las pasas tienen 1,5 gramos por 1/4 taza.

Escucha las necesidades de hierro


Toma de imagen de pasas.

Necesitas 27 miligramos de hierro cada día durante el embarazo para apoyar el desarrollo normal de la sangre y reducir el riesgo de parto prematuro. Los frutos secos proporcionan pequeñas cantidades de hierro que pueden ayudar a lograr este objetivo. Una medida de 1/4 de tasa de albaricoques secos, por ejemplo, contiene alrededor de 0,6 gramos de hierro, que es 2 por ciento de lo que se necesita cada día. La misma cantidad de pasas de uva suministra 0,78 miligramos. Otros tipos de frutos secos, como las manzanas y las ciruelas pasas, dan pequeñas cantidades de hierro también. Según el sitio web BabyCenter, los dátiles y los higos secos son fuentes adicionales de hierro.

Vitaminas y minerales maravillosos


Patatas de plátano secas.

Algunos frutos secos, como los dátiles y los plátanos, suministran magnesio, un mineral que ayuda a los huesos y los nervios de tu bebé para formarse y funcionar normalmente. La mayoría de frutos secos, incluyendo los albaricoques, las manzanas y los dátiles, también suministran potasio, otro mineral que ayuda en el control muscular y puede ayudar a prevenir el desarrollo de la hipertensión arterial. Algunos frutos secos, como los albaricoques, son también una buena fuente de vitamina A, que ayuda a los huesos de tu bebé y la correcta formación de los dientes.

Pero cuida las calorías


Arándanos secos.

La fruta seca es más alta en calorías que la fruta fresca, lo que significa que debes limitar su ingesta durante el embarazo. Esto se debe a que un exceso de calorías hará que ganes más peso del necesario. Una taza con 1/4 de albaricoques secos contiene 53 calorías, y la misma cantidad de ciruelas tiene 63 calorías. Una taza de 1/4 de pasas de uva contiene 124 calorías. Limitar tu consumo de azúcar también es importante durante el embarazo porque el azúcar agregado aumenta las calorías innecesarias en tu dieta, lo que puede conducir al aumento de peso poco saludable, según la Asociación Americana del Embarazo. Muchos frutos secos contienen azúcar añadida, pero se puede superar este inconveniente, al optar por las variedades sin azúcar añadida.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por gabriela martinez