Los frutos secos sin cáscara y el reflujo ácido

Cuando luchas con el reflujo ácido, llevar una dieta saludable puede ser un reto, ya que parece que todo lo que pones en tu boca desencadena un nuevo episodio de acidez. Es posible comer sano en tu caso, sólo no te dejes abrumar por la confusión que rodea a los frutos secos. Por un lado, son capaces de proveer un poco de proteína y grasas saludables, lo cual es muy útil cuando se lleva una dieta baja en grasas y por momentos un poco restringida. Por otro lado, los frutos secos pueden también agravar el reflujo, por lo que quienes lo sufren a menudo se preguntan si deben o no arriesgarse a comerlos. Dependiendo de los principales factores que desencadenan el reflujo en una persona, los frutos secos sin cáscara pueden ser una adición conveniente a una dieta antirreflujo; sobre todo, si el médico que trata el caso está de acuerdo.

Contenido de grasas

Generalmente, los frutos secos sin cáscara son altos en grasa en comparación con otros alimentos. Es precisamente el contenido de grasa una de las razones importantes por las que a veces no se recomiendan a quienes sufren de reflujo ácido. El University of Maryland Medical Center señala que la grasa puede empeorar el reflujo porque hace que el músculo entre el estómago y el esófago se relaje, permitiendo que el ácido del estómago fluya hacia arriba. No obstante, es un hecho que las personas necesitan grasas saludables en su dieta, por lo que los médicos y dietistas tratan de llegar de alguna manera a un término medio. Los frutos secos son una opción saludable viable porque se pueden comer en pequeñas cantidades a lo largo del día, pero si el reflujo ácido es agravado incluso por pequeñas cantidades de grasa, el médico podría eliminar todos los tipos de frutos secos de la dieta del paciente, en lugar de buscar otra opción para minimizar el reflujo.

Estrés y enfermedad estomacal

Pese al contenido de grasa y la textura suave y pastosa que resulta después de masticarlos, los frutos secos pueden ser irritantes, causar dolor y disparar los síntomas de reflujo. Las nueces, por ejemplo, pueden irritar las membranas de la boca, incluso si no tienes alergia a ellas. El McKinley Health Center de la University of Illinois señala que los frutos secos en general, se encuentran entre los alimentos que hay que evitar si se padece de gastroenteritis. Si notas que los frutos secos te generan dolores de estómago y acidez, no asumas que sólo tienes reflujo. Consulta a tu médico para asegurarte de que no tienes otra enfermedad -quizá una alergia- y para evaluar tu nivel de estrés, que también suele agravar las condiciones del estómago.

Alergias alimentarias

Recuerda que la categoría de frutos secos sin cáscara incluyen tanto a las nueces como a los cacahuetes o manís -una leguminosa-, que son dos de los alérgenos alimentarios más comunes. Por otro lado, no olvides que las alergias a los alimentos no siempre generan rostros y gargantas inflamadas, ya que también es posible que provoquen reflujo ácido. Si el reflujo se produce sólo después de comer frutos secos como nueces, cacahuetes o ambos, consulta a un alergólogo para hacerte la prueba de alergias alimentarias inmediatamente.

Esofagitis eosinofílica

Otra condición que los frutos secos sin cáscara pueden causar es la esofagitis eosinofílica o EE, que es también resultado de una alergia alimenticia. Esta condición no es igual que el reflujo ácido pese a que manifiesta síntomas similares. El Children’s Hospital of Philadelphia advierte que el EE no responde al mismo tratamiento utilizado para el reflujo, por lo que puede producir mucha frustración en el paciente que lo tiene. Es muy probable que el EE sea resultado de la acción de alérgenos alimentarios tales como el huevo, la soja, la leche y el trigo; aunque ésta es sólo la causa más común y difícilmente será la única.

Más galerías de fotos



Escrito por suzanne s. wiley | Traducido por pei pei