Las frutas y verduras que son bajas en vitamina K

Tu cuerpo necesita la vitamina K, una vitamina soluble en grasa, para apoyar la salud ósea y la coagulación de la sangre. Esta vitamina se produce de forma natural en pequeñas cantidades en el cuerpo por las bacterias que se encuentran en el tracto gastrointestinal. La vitamina K también se encuentra en muchos de los alimentos que consumes, tales como verduras de hoja verde, huevos, suplementos nutricionales y algunos cereales. Si estás tomando un medicamento anticoagulante, tu médico te recomendará que limites tu ingesta de alimentos que contienen vitamina K.

Vitamina K diaria

La cantidad diaria recomendada de vitamina K es variable, dependiendo de tu edad y sexo, así como en ciertas condiciones de salud, como el embarazo o enfermedad. La deficiencia es rara y ocurre sólo si tu cuerpo es incapaz de absorber la vitamina K. Los niños entre 14 y 18 años deben consumir 75 microgramos de vitamina K todos los días, mientras que los adultos de 19 en adelante necesitan 90 microgramos por día.

Frutas para seleccionar

Hay muchas frutas que se pueden incluir en tu dieta para ayudarte a conseguir vitamina K todos los días, y la mayoría de las frutas son bajas en este nutriente. Buenas opciones para frutas con un nivel bajo de vitamina K incluyen manzanas, plátanos, melón, mango, naranjas, melocotones, peras, frambuesas, fresas y sandía, una taza de cada una de ellas contiene 10 microgramos o menos de vitamina K. Las uvas y los arándanos contienen entre 23 y 28 microgramos por cada taza, respectivamente, por lo que si te gustan estos frutos, come una porción de media taza para reducir la cantidad de vitamina K por porción.

Verduras qué elegir

Los vegetales también deben ser incluidos en tu dieta, pero si estás tratando de restringir tu ingesta de vitamina K, ten cuidado con los que son ricos en este nutriente. El maíz, pepino, berenjena, ajo, champiñones, cebollas, patatas, calabaza y calabacín son todos vegetales con 9 microgramos o menos de vitamina K por taza. Las zanahorias, coliflor, judías verdes, lechuga, pimientos rojos y verdes y los tomates tienen cantidades ligeramente más altas de vitamina K, que van de 13 a 16 microgramos en una porción de una taza.

Cuidado con algunos vegetales

Mientras que muchas verduras son bajas en vitamina K, otras no lo son, por lo que necesitas estar al tanto de las que tienen altas cantidades de la vitamina. Por ejemplo, una taza de espinaca cocida tiene 884 microgramos de vitamina K, y la misma cantidad de col cocida tiene 1,054 microgramos. Otras verduras que son ricas en vitamina K son las coles de Bruselas, col rizada, el perejil, hojas de mostaza, acelgas y hojas de nabo.

Más galerías de fotos



Escrito por stacey phillips | Traducido por esteban arenas