Frutas y verduras para combatir el cáncer

El cáncer es la segunda causa principal de muerte en los EE. UU., según el National Cancer Institute. A pesar de que causa cerca de medio millón de muertes al año, más del 60 por ciento de las personas diagnosticadas con cáncer sobreviven durante cinco años o más debido a las mejoras en las terapias de drogas, nuevas opciones quirúrgicas y una mayor comprensión del papel del estilo de vida para determinar el riesgo de cáncer. El National Cancer Institute sugiere que hasta un tercio de todos los cánceres pueden estar relacionados con la dieta. Más y más atención se ha puesto en las frutas y verduras para prevenir el cáncer o para mejorar los resultados para los pacientes con cáncer. Una persona que considera un cambio en la dieta debe consultar con un médico para determinar el mejor régimen.

Brócoli, repollo y coliflor


Las verduras crucíferas como el brócoli contienen varios compuestos químicos que pueden proporcionar protección contra el cáncer.

Las verduras crucíferas como el brócoli, el repollo (cabbage) y la coliflor (cauliflower) contienen varios compuestos químicos que pueden proporcionar protección contra el cáncer. Uno de ellos, llamado indol-3-carbinol, puede desactivar el estrógeno y reducir el riesgo de cáncer de mama. Otro compuesto, el llamado sulforafano fitonutrientes, puede ayudar a degradar los radicales libres y algunas sustancias carcinogénicas. U.S. Agriculture Department estudió el brócoli y encontró que los brotes y la planta que es especialmente amarga puede tener mayor contenido de sulforafano.

Zanahorias


Las zanahorias son muy ricas en beta-caroteno.

Las zanahorias son muy ricas en beta-caroteno, un precursor de la vitamina A y el compuesto que le da a las zanahorias su color naranja. La investigación sobre el beta-caroteno sugiere que puede reducir la aparición de muchos tipos de cáncer, incluyendo cáncer de pulmón, estómago, vejiga y cáncer de próstata. Las zanahorias también contienen otra sustancia llamada falcarinol, que ralentiza el crecimiento de las células cancerosas en el laboratorio. Sin embargo, este compuesto se destruye por el calor, por lo que sólo está disponible en las zanahorias crudas.

Setas


Algunas setas contienen agentes que combaten el cáncer.

Según la Cancer Cure Foundation, algunas setas como el shiitake, maitake y reishi contienen una serie de agentes que combaten el cáncer. Contienen un polisacárido llamado lentinan, que puede estimular el sistema inmunológico, y una proteína llamada lectina, que evita que las células cancerosas se multipliquen. La fundación también indica que estos hongos pueden estimular la producción de proteínas de interferón en el cuerpo. En Japón, los médicos usan extractos de hongos junto con la quimioterapia para pacientes con cáncer.

Frambuesas negras

Las frambuesas negras (black raspberries) son muy ricas en vitaminas, minerales y fibra. También contienen varios compuestos antioxidantes conocidos como antocianinas, que pueden ayudar a disminuir el riesgo de cáncer o mejorar los resultados para los pacientes con cáncer. En un artículo publicado en Cancer Research, en 2001, la Dra. Laura Kresty informa que la alimentación con frambuesas negras en ratas causó reducción de los tumores en el esófago. La Web de la Cancer Cure Foundation indica que las frambuesas negras también pueden ser efectivas contra el cáncer de colon.

Uvas rojas

Las uvas rojas (red grapes) son excelentes fuentes de varios fitonutrientes, incluyendo los bioflavonoides, que son antioxidantes que pueden ayudar a degradar los radicales libres. También contienen dos compuestos llamados ácido elágico y resveratrol. Ambas sustancias pueden bloquear las enzimas utilizadas por las células cancerosas para crecer, lo que podría frenar el crecimiento de los tumores cancerosos.

Más galerías de fotos



Escrito por joanne marie | Traducido por maría florencia lavorato