Las frutas en la dieta cetogénica

Una dieta cetogénica es, por definición, una dieta muy baja en carbohidratos que se ha utilizado desde el comienzo del siglo XX para controlar las convulsiones en pacientes epilépticos. Hoy en día, la dieta cetogénica se utiliza principalmente para perder grasa, controlar la diabetes, optimizar el cuerpo y mejorar las condiciones neurológicas, de acuerdo con la Nutrition & Metabolism Society, una organización independiente de salud. Algunas personas pueden ser capaces de incluir cantidades limitadas de frutas que tengan un menor contenido de carbohidratos sin salir de su dieta cetogénica.

dieta cetogénica

La principal fuente de energía en una dieta cetogénica proviene de la grasa, la cual proporciona al menos dos tercios de las calorías totales, si estás en cetosis. También se incluye una cantidad moderada de proteínas, mientras que los carbohidratos están estrictamente limitados. Si sigues una dieta cetogénica, tu cuerpo va a estar en cetosis, lo que significa que utilizarás la grasa como tu principal fuente de energía. Las personas que siguen una dieta americana estándar no están en la cetosis debido a que sus cuerpos utilizan el azúcar derivado de la digestión de las grandes cantidades de hidratos de carbono que consumen.

Consumo de carbohidratos

Una dieta cetogénica proporciona menos de 50 gramos de carbohidratos al día, lo cual es muy poco en comparación con los 225 a 325 gramos de hidratos de carbono que por lo general se consumen en una dieta estadounidense típica de 2.000 calorías. Para la mayoría de la gente, lo que limita su ingesta diaria de carbohidratos a menos de 50 gramos al día, es evitar los granos, los vegetales con almidón, las bebidas azucaradas, el azúcar, los dulces, los postres, la leche, el yogur y las frutas, para permitir que su cuerpo cambie al modo de cetosis. Algunas personas pueden necesitar ser aún más estrictas y limitar el consumo de carbohidratos a menos de 20 gramos al día para estar en cetosis. Las tiras para detectar la cetona en la orina están disponibles en la mayoría de farmacias, para comprobar si tu dieta cetogénica te permite estar en cetosis.

Frutas bajas en Carbohidratos

Para estar en cetosis, cuenta el número de gramos de carbohidratos que comes cada día y cumple con tu objetivo de reducir carbohidratos específicos, si estás por debajo de 20 gramos o menos de 50 gramos al día. Dependiendo de tu ingesta de carbohidratos individual, es posible que puedas incluir pequeñas cantidades de frutas que tienen un bajo contenido de carbohidratos netos. Los arbohidratos netos corresponden a la cantidad de carbohidratos que quedan una vez que la fibra se han deducido a partir de los hidratos de carbono totales. Por ejemplo, 1/2 taza de frambuesas tiene 3.4 gramos de carbohidratos netos, 1/2 taza de fresas tiene 4.1 gramos de carbohidratos netos, 1/2 taza de arándanos tiene 3,8 gramos de carbohidratos netos, 1/2 taza de sandía tiene 5.5 gramos de carbohidratos netos y 1/2 taza de cerezas tiene 5.5 gramos de carbohidratos netos. Mantén el tamaño de la porción pequeña y asegúrate de que los carbohidratos de las frutas encajan dentro de tu objetivo de consumo diario de carbohidratos.

Las frutas con los niveles más altos de carbohiratos

Evita las frutas que tienen un alto contenido de carbohidratos, si quieres que tu dieta sea cetogénica. Las grandes porciones de frutas suman rápidamente carbohidratos y pueden lograr que rápidamente excedas tu meta diaria de carbohidratos. Evita las frutas secas, los jugos y los purés de frutas, y las frutas en conserva. Las frutas grandes, como una gran manzana, pera, naranja, plátano o mango, también contienen demasiados carbohidratos para una dieta cetogénica, a menos que puedas limitarte a no consumir más de un bocado.

Más galerías de fotos



Escrito por aglaee jacob | Traducido por anibal julian barbosa