Frutas buenas para los riñones

La fruta te aporta fibra, minerales y vitaminas, pero algunas puede ser mejores que otras para mantener la salud de tus riñones. En general, busca fruta que sea rica en antioxidantes, como flavonoides y vitaminas A, C y E, y bajas en potasio. Si tienes cálculos biliares o enfermedades crónicas del riñón, consulta con tu médico acerca de qué fruta es la mejor, y qué evitar, para tu enfermedad en particular.

Lo básico

Tus riñones, dos órganos con forma de haba parcialmente protegidos por tus costillas, filtran las toxinas de la sangre y regulan los niveles de agua y sal. También regulan la presión sanguínea y el equilibrio de pH, o la cantidad de ácido y alcalinidad en tu sistema. Come mucha fruta para equilibrar tu pH, fortalecer tu sistema inmune, bajar la inflamación y protegerte contra el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

Frutas elegidas

Para unos riñones saludables, incluye en tu dieta fruta que sea alta en fibra y con propiedades anti-inflamatorias. Las manzanas reducen el colesterol y te mantienen regular. Las uvas rojas contienen flavonoides como resveratrol, que puede reducir la inflamación aumentado la relajación muscular en los vasos sanguíneos. Los arándanos mantienen tu orina ácida para ayudar a evitar infecciones del tracto urinario, que pueden llevarte a infecciones de los riñones. Las moras y las frambuesas contienen vitamina C y manganeso, así como antocianinas, un componente antioxidante con propiedades anti-inflamatorias. Las fresas y las cerezas tienen propiedades anti-oxidantes que protegen tu corazón.

Cálculos renales

Si tienes cálculos renales, provocados cuando los minerales en tu orina se unen, la fruta con alto contenido en potasio, como las bananas, pueden ayudar, según los expertos del Linus Pauling Institute. Un vaso diario de jugo de naranja puede disminuir la acidez de la orina y ayudar a reducir el crecimiento de cálculos renale, según un estudio publicado en "Clinical Journal of the American Society of Nephrology".

Enfermedades renales crónicas

Sin embargo, evita comer naranjas y bananas si tienes enfermedades renales crónicas. Un trabajo de tus riñones es mantener un nivel saludable de potasio en sangre para regular tu ritmo cardíaco y mantener tus músculos funcionando de forma regular. Si tus riñones no están funcionando de forma adecuada, los niveles de potasio pueden hacerse peligrosamente altos, lo que puede provocar ritmo cardíaco anormal o incluso un ataque al corazón. Otras frutas altas en potasio para evitar son el kiwi, las nectarinas, los melocotones, los mangos, la papaya, las ciruelas, las pasas y otras frutas secas. Especialmente evita la granada por su alto contenido en ácido oxálico.

Más galerías de fotos



Escrito por lorraine shea | Traducido por susana lópez millot