Cómo saber si una fruta está podrida

Aunque la fruta fresca aporta vitaminas y nutrientes valiosos, no debes comerlas cuando están en mal estado -no sólo no saben tan bien, sino que pueden hacer que te enfermes. Los signos de echarse a perder en algunos tipos de fruta son evidentes a simple vista, pero con otras frutas es posible que tengas que tomar un enfoque más práctico. La apariencia, el tacto y el olor de la fruta pueden ayudar a identificar si se ha comenzado a pudrir, y si es seguro comerla o simplemente debes tirarla.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Verifica la fecha de caducidad indicada en el envase. Las manzanas, por ejemplo, pueden tener la fecha de caducidad impresa en la bolsa.

  2. Busca presencia de moho en el exterior de tu fruta. Para las frutas sin cáscaras, como las bayas (berries), esto indica que están en mal estado. Para la fruta cítrica con una corteza, como las naranjas y toronjas (grapefruits), esto significa que debes pelarlas para determinar si están en mal estado. Si el moho se ha extendido a la pulpa de la fruta, o si se puedes meter el dedo a través de la corteza, deshazte la fruta. Si es sólo en la corteza, puedes pelar la fruta y comerla.

  3. Inspecciona la piel de las frutas como uvas, manzanas, melocotones (peaches) y cerezas (cherries). Si están arrugadas y o peladas, se han comenzado a pudrir. Si está lisa, todavía está buena.

  4. Siente y exprime tu fruta. Muchas frutas como melones y piñas (pineapples) deben estar firmes cuando te las comes, ya que se vuelven más suaves con la edad. Una vez que están blandas, suaves y maleables, deben ser desechadas -también tienden a desarrollar un olor fétido al mismo tiempo.

Consejos y advertencias

  • Si bien cuando la fruta se arruga, marchita o ablanda suele estar echándose a perder, si solo algunas frutas están dañadas, no significa necesariamente que todo el grupo está malo. Puedes simplemente eliminar la fruta en mal estado, como las manzanas y las peras (pears) de las otras, tirarlas a la basura y mantener las buenas.
  • No te deshagas de la fruta magullada, ya que los hematomas no indican necesariamente el deterioro. Si tu fruta tiene una mancha amoratada que es suave y o descolorida, puedes simplemente cortarla y comer el resto, ya que los moretones típicamente son causados por el envío y la manipulación, no por echarse a perder.
  • Almacena tu fruta según el tipo. Los plátanos, por ejemplo, nunca deben ser refrigerados, mientras que las manzanas duran más tiempo si están almacenadas en el cajón del refrigerador.
  • Siempre lava las frutas inmediatamente antes de comerlas, incluso si tienen una corteza que no se come, como las naranjas y melones. Esto evita que las bacterias o pesticidas en la parte exterior consigan entrar a la pulpa de la fruta al pelar o cortar.
  • No comas frutas podridas, ya que puede hacer que te enfermes.

Más galerías de fotos



Escrito por tom ryan | Traducido por enrique alejandro bolaños flores