La fructosa en los tomates

Tal vez necesitas mantener un ojo sobre tu consumo de fructosa, sin importar si tienes mala absorción de ésta o has sido diagnosticado con intolerancia hereditaria a la fructosa. En el caso de esta última, es una enfermedad muy grave y todas las fuentes de fructosa, incluidos los tomates, deben ser eliminadas de tu dieta, según las indicaciones de tu médico. Sin embargo, en el caso de la mala absorción de la fructosa, las pequeñas cantidades de esta pueden ser tolerables. La mayoría de las personas con mala absorción de fructosa pueden tolerar unas rodajas de tomates maduros, pero la salsa de tomate y la pasta de tomate pueden ser problemáticas y causar hinchazón, diarrea, estreñimiento, flatulencia y calambres.

Tomates frescos

Una media taza de tomates cherry frescos y maduros contiene 2,9 g de carbohidratos, de los cuales 0,9 g es fibra, 0,9 g es glucosa y 1,0 g es fructosa. Un tomate maduro entero medio proporciona 4,8 g de carbohidratos, con 1,5 g de fibra, 1,5 g de glucosa y 1,7 g de fructosa. Si tienes 1 taza de tomate picado, el contenido de carbohidratos corresponde a 7,0 g por porción, con 2,2 g de fibra, 2,3 g de glucosa y 2,5 g de fructosa. Los tomates sin madurar tienden a tener más fructosa, algunos de los cuales se convierten luego en glucosa a medida que los tomates se maduran.

Jugo de tomate

Un vaso de 6 oz de jugo de tomate contiene 7,7 g de carbohidratos, de los cuales 0,7 g es fibra, 2,5 g es glucosa y 2,8 g es fructosa. Ten en cuenta que si compras una botella grande de jugo de tomate, tendrás que medir una porción de 6 oz.

Salsa de tomate

La salsa de tomate contiene aproximadamente 13,2 g de carbohidratos totales por porción de 1 taza, de los cuales 3,7 g es fibra, 5,7 g es glucosa y 4,1 g es fructosa. Siempre revisa la lista de ingredientes porque si la salsa de tomate contiene azúcares añadidos, como el azúcar regular o jarabe de maíz alto en fructosa, el contenido de esta puede ser mayor.

Pasta de tomate

Un lata de pasta de tomate de 6 oz contiene 32,2 g de carbohidratos, con 7,0 g de fibra, 9,8 g de glucosa y 9,9 g de fructosa. Sin embargo, la pasta de tomate por lo general no se consume en grandes cantidades. Si utilizas 6 oz en una receta que rinde 8 porciones, tu consumo de fructosa de la pasta de tomate será de unos 1,3 g por porción. Debido a que la pasta de tomate suele añadirse a la sopa de tomate o a una salsa a base de tomate, también tendrás que considerar el contenido de fructosa de estos otros ingredientes para determinar el contenido de esta en tu comida.

Más galerías de fotos



Escrito por aglaee jacob | Traducido por maría j. caballero