¿Las fresas mejoran o empeoran la artritis?

Las bayas tienen un alto contenido de flavonoides, conocidos por reducir los niveles de inflamación.

Las personas comedoras de fresas eran 14% menos propensos a tener niveles elevados de proteína C-reactiva (CRP), un signo de inflamación. Los niveles de PCR también pueden aumentar en casos de artritis reumatoide.

— Escuela de Salud Pública de Harvard

Las bayas siguen disfrutando de una buena reputación entre los profesionales de la salud. Los estudios clínicos han demostrado que las dietas que contienen una gran cantidad de flavonoides -una amplia clase de pigmentos vegetales- se asocian con una reducción de los niveles de inflamación. Estos compuestos naturales se encuentran altamente concentrados en las bayas. Las enfermedades del corazón, ciertos tipos de cáncer y el deterioro mental están asociados con altos niveles de metabolitos inflamatorios en el cuerpo. Estos compuestos pueden ser medidos en análisis de sangre, y se ha demostrado que los flavonoides reducen estos signos de la inflamación.

Investigación sobre el efectos de las fresas (strawberries)

Los investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard estudiaron el impacto de las fresas en la inflamación. Estudiaron mujeres que consumían 16 o más fresas frescas o congeladas por semana, en comparación a otras personas que no comían fresas en absoluto. Ellos encontraron que las comedoras de fresas eran 14% menos propensas a tener niveles elevados de proteína C-reactiva (PCR), un signo de inflamación. Los niveles de PCR también pueden aumentar en casos de artritis reumatoide.

Un estudio más reciente realizado por investigadores de Harvard utilizó datos del Estudio de Salud de las Enfermeras. Este gran grupo de estudio incluye 121.700 enfermeras registradas entre las edades de 30 y 55, que completaron cuestionarios de salud y estilos de vida a partir de 1976.

Entre 1995 y 2001, los investigadores llevaron a cabo pruebas de memoria cada dos años en 16.010 de estos sujetos mayores de 70 años. Ellos encontraron que el aumento del consumo de los arándanos (blueberries) y las fresas se asoció con una menor tasa de deterioro de la memoria - hasta dos años y medio de cognición sostenida. Los resultados se atribuyeron a una mayor ingesta de flavonoides.

Propiedades antiinflamatorias de las bayas

Ambos estudios analizaron la relación entre el consumo de las bayas y las enfermedades del corazón, así como el deterioro cognitivo. Sin embargo, los resultados también sugieren que el efecto de las bayas en respuesta a la inflamación puede retrasar la aparición de enfermedades crónicas asociadas con la inflamación, como la artritis.

Las fresas, en particular, también son una excelente fuente de vitamina C, la cual es importante para mantener el colágeno del cuerpo y los tejidos conectivos.

En un estudio reciente sobre el consumo de vitamina C y la artritis, los investigadores analizaron un grupo de 1.023 hombres y mujeres de 40 años en función de su consumo de vitamina C. El estudio encontró que aquellos que comían una dieta que contenía la mayor cantidad de la vitamina eran un 11% menos propensos a ser diagnosticados con osteoartritis de la rodilla que aquellos con la menor cantidad.

Conclusión

Todavía no está claro si las fresas pueden ayudar con la inflamación de la artritis. Mientras se recoge más evidencia, probablemente no haya nada de malo en aumentar tu consumo de bayas, dada su alta concentración de nutrientes. Siempre debes hablar de tus planes de dieta con tu médico o un nutricionista profesional. El médico será capaz de ayudarte más si conoce todas las opciones que estás tratando, incluso aquellas tan simples como comer más fresas.

Sobre el autor

Eilender es profesor universitario y escritor de ciencias de la salud en Nueva Jersey.

Foto: Jupiterimages/Creatas/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por elizabeth eilender, ms, rd, cdn
Traducido por sofia loffreda