¿Qué hacer con fresas muy maduras?

A medida que las fresas se pasan al punto de quedar demasiado maduras, comienzan a perder su sabor vibrante, color y jugosidad. No tienes que deshacerte de éstas por el momento, ya que hay varias recetas con fresas muy maduras que funcionarán tan bien como las bayas frescas. Busca recetas que requieran de puré o fresas cocidas, o aquellas que piden ingredientes que permitirán que agregues dulzura o acidez adicional a las bayas, como los molletes de fresas o pastel de fresas.

Aderezo para ensaladas


Haz un aderezo.

Las fresas muy maduras funcionan bien como un ingrediente en las preparaciones de ensalada, las cuales encajan a la perfección con una ensalada de espinacas y queso de cabra. Agrega un poco de puré de bayas a una vinagreta balsámica, o crea tu propio aderezo único de los restos. Mezcla un poco de vinagre balsámico y aceite de oliva, y luego añade mostaza de dijon para la acidez y miel y puré de fresas para el dulzor.

Fresas asadas


Mermelada de fresas.

Asar las fresas muy maduras reaviva su sabor. Espolvoréalas con azúcar, extiéndalas sobre una bandeja para hornear y hornea a un horno a 325 grados Fahrenheit por más o menos una hora. Danielle Centoni de "The Oregonian" sugiere agregar ingredientes adicionales durante el proceso de asado para añadir aún más sabor, como una vaina de vainilla, cardamomo, romero o tomillo. Añade tanto o tan poco de azúcar como sea necesario para dar cabida a la receta en la que vas a utilizar las fresas. Puede ser que quieras fresas más agrias, por ejemplo, si estás utilizando en una salsa picante o aderezo para ensaladas, pero prefiérelas más dulce si las utilizas para una mermelada de fresa.

Salsa de fresas


Salsa de fresa.

Debido que puedes controlar el nivel de dulzura y acidez al cocinar, las fresas muy maduras son ideales para una salsa de pan simple. Simplemente mezcla las fresas, un poco de agua, azúcar y la ralladura de limón en una cacerola y cocina a fuego lento hasta que la salsa se ​​haya espesado y las fresas se hayan roto. Utiliza la salsa como un complemento para el helado, bizcochuelos, pastel de queso, crepes o pastel de chocolate. Si haces puré de la salsa para romper las bayas, puede incluso utilizar la salsa para cubrir una tarta de fresa hecha con fresas frescas. Se creativo con las adiciones a la salsa para darle un sabor diferente. El famoso chef Emeril Lagasse agrega kirsch o brandy a su salsa de fresa, mientras que Cat Cora utiliza mantequilla y Grand Marnier en la suya.

Salsa picante de fresa


Salsa picante fresca.

Combina tus fresas muy maduras con unos pocos ingredientes adicionales para hacer una sabrosa salsa picante. Un buena salsa picante tendrá un equilibrio entre dulce y ácido, así que utiliza ingredientes como el vinagre, el jugo de cítricos o mostaza para que sea agria, miel, néctar de ágave o azúcar blanco o marrón para darle dulzura y pasas de uva para ayudar a darle textura. Da a tu salsa picante un toque indio añadiendo condimentos como el chile verde o mostaza, semillas de alholva, ajwain o hinojo. Si te gusta la salsa picante espesa, agrega un poco de pectina a la mezcla durante el proceso de cocción.

Más galerías de fotos



Escrito por hannah wickford | Traducido por martín giovana