Las fresas, ¿contienen antioxidantes?

Miembros de la familia de las rosas, las fresas están cargadas de antioxidantes que se absorben eficientemente en tu cuerpo. De acuerdo con un estudio publicado en la edición de julio de 2006 de "The American Journal of Clinical Nutrition", las fresas son uno de los 50 alimentos con el contenido más alto de antioxidantes. Durante la promoción de una salud óptima, los antioxidantes ayudan a proteger de enfermedades crónicas como el cáncer y enfermedades del corazón. Las fresas también contienen otros nutrientes beneficiosos, como fibra, magnesio, fósforo, ácido fólico, potasio y calcio.

Antocianinas, coloridos antioxidantes

Las antocianinas son antioxidantes que le dan su color rojo fresa. Estudios en cultivos celulares, epidemiológicos, en animales y clínicos, han demostrado que las antocianinas pueden proteger contra enfermedades cardiovasculares, según informa USDA Agricultural Research Service. La mayoría de los estudios en animales han demostrado que las antocianinas benefician la salud del corazón al obstruir los mecanismos que contribuyen a la enfermedad cardíaca. Estos incluyen la reducción de la coagulación, la inhibición de la inflamación crónica y la reducción del colesterol.

Vitamina C, un antioxidante poderoso

Una taza de fresas frescas proporciona alrededor de 85 miligramos de vitamina C, cumpliendo con el 94 por ciento al 113 por ciento de tus necesidades diarias de vitamina C. Como antioxidante, la vitamina C tiene efectos protectores contra el daño de los radicales libres. Los radicales libres son compuestos delincuentes que dañan el ADN. Además de su acción antioxidante, la vitamina C contribuye al crecimiento y reparación de los tejidos del cuerpo. Tu cuerpo requiere de esta vitamina soluble en agua para la fabricación de colágeno, que es el principal componente estructural de los tendones, ligamentos, cartílago, vasos sanguíneos y piel. La vitamina es también esencial para el desarrollo de huesos y dientes sanos.

Quercetina, un flavonoide antioxidante

Se encuentra naturalmente en las fresas, la quercetina es parte de un grupo de pigmentos vegetales llamados flavonoides que dan su color característico a verduras, frutas y flores. De acuerdo con University of Maryland Medical Center, la quercetina actúa como un antihistamínico y un agente antiinflamatorio y puede ayudar a protegerte del cáncer y enfermedades del corazón. Los estudios poblacionales sugieren que la quercetina podría ayudar a reducir el riesgo de aterosclerosis, que es una acumulación de placa en las arterias que pueden causar un accidente cerebrovascular o enfermedad cardíaca. El flavonoide también puede ayudar a que las células liberadoras de histamina permanezcan en equilibrio y por lo tanto exhiben un efecto antiinflamatorio. La histamina es un compuesto químico que causa reacciones alérgicas.

Ácido elágico, un compuesto fenólico

El ácido elágico es un compuesto fenólico derivado de elagitaninos que se encuentran comúnmente en las fresas y tiene propiedades antibacterianas y antivirales. De acuerdo con el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, un pequeño estudio clínico demostró que el ácido elágico puede reducir la peroxidación de lípidos y reducir el colesterol en las personas con síndrome metabólico. Los estudios preclínicos muestran que el ácido elágico presenta propiedades contra el cáncer esofágico, de próstata, colorrectal y de células cancerosas de hígado.

Más galerías de fotos



Escrito por mala srivastava | Traducido por mayra cabrera