Cómo frenar rápidamente el dolor de músculos

La actividad física ofrece un gran número de beneficios cuando se trata de mejorar la salud y mantener un peso saludable. Además de quemar calorías para perder peso, el ejercicio disminuye la presión sanguínea y los niveles de colesterol, mejora el sueño, reduce el estrés y aumenta la fuerza, la resistencia y el tono muscular. El dolor muscular posterior al ejercicio puede ser el resultado de entrenamientos pesados, exceso de peso o actividad prolongada que fatiga los músculos. Evita y disminuye el dolor siguiendo un número de consejos saludables que te pueden hacer sentir lleno de energía para tu próximo entrenamiento.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Estira ni bien terminar de entrenar. Estirar los músculos luego de la actividad física puede disminuir el dolor muscular evitando la opresión causada por la contracción. Según la Mayo Clinic, hay evidencia conflictiva ya que hay investigadores que señalan los beneficios de estirar mientras que otros no encuentran efectivos significativos sobre los niveles de ejercicio. Sin embargo, estirar puede mejorar la flexibilidad y disminuir el riesgo de lesiones mejorando el rango de movimiento y el flujo sanguíneo a los músculos. Estira cada grupo muscular grande luego de la actividad física por aproximadamente 30 segundos de dos a tres repeticiones.

  2. Calienta y enfríate correctamente antes y después de comenzar cualquier actividad física. Un ligero calentamiento aumenta el flujo sanguíneo a tus músculos lo que los ayuda a prepararlos para la actividad física intensa o prolongada. Un buen enfriamiento ayuda a recuperarse para relajar la contracción, los músculos contraídos y evitar el dolor y la fatiga. Incorpora 5 a 10 minutos de actividad física liviana, como caminar, trotar o marchar en el lugar o hacer saltos tijera antes de comenzar el ejercicio.

  3. Sumérgete en una tina con agua caliente o una bañera con hidromasaje para disminuir el dolor muscular. El agua caliente puede relajar los músculos contraídos y rígidos y reduce la tensión muscular que lleva al dolor. Agregar sales Epson al agua caliente también puede disminuir el dolor muscular liberando magnesio y sulfatos que son absorbidos por la piel. Según Epsom Salt Council (Consejo de sal Epson), muchos investigadores informan que el magnesio hace fluir las toxinas y metales de las células del cuerpo para ayudar a disminuir el dolor muscular. Los sulfatos también pueden ayudar a quitar las toxinas del cuerpo así como también a formar proteínas que cubren las articulaciones y las paredes intestinales.

  4. Masajea tus músculos para disminuir el dolor. El Stretching Institute informa que los masajes estimulan los neutrófilos en el cuerpo. Estos son glóbulos blancos que pelean contra la inflamación asociados con la rigidez y el dolor. Considera obtener masaje regular una vez cada dos semanas o realiza un masaje propio amasando suavemente los músculos doloridos. El equipamiento, como un rodillo de espuma o una bola de tenis, también se puede utilizar para reducir el dolor aplicando presión a los músculos doloridos.

Consejos y advertencias

  • Consulta a un profesional de la salud antes de hacer cualquier cambio en tu régimen de ejercicio que podría afectar tu salud.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer andrews | Traducido por aldana avale