¿Cómo frenar los problemas de conducta en adolescentes?

La disciplina efectiva es la base para una buena conducta adolescente, de acuerdo con los expertos en el desarrollo adolescente en el sitio Kids Health. Cuando usas la disciplina para cambiar efectivamente los problemas de conducta de tu adolescente, estás poniendo un ejemplo de que ciertas conductas no son toleradas, aceptadas o permitidas. La disciplina le muestra a tu hijo un ejemplo de cómo será la vida para él si sigue en su camino de destrucción. Para frenar sus problemas de conducta, usa la disciplina para ponerlo en el camino de la buena conducta.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Establece reglas básicas para tu hijo adolescente, recomienda Kids Health. Aunque probablemente ya tengas reglas domésticas que esperas que tu hijo respete, nunca es mala idea sentarse con él y discutir cada regla. Explícale las reglas y después discutan la razón detrás de cada regla. Por ejemplo, quieres que él esté en casa a cierta hora todas las noches porque temes por su seguridad cuando está fuera muy tarde y no quieres que su trabajo escolar o su actitud se vean afectados por la falta de sueño. Permítele examinar sus sentimientos acerca de cada regla y haz ajustes conforme lo sientas necesario.

  2. Elabora una lista de consecuencias por romper reglas o presentar una conducta problemática, como aconseja HelpGuide.org, un sitio web diseñado para proporcionar consejo médico a padres e hijos. Cuando tu hijo sabe exactamente qué puede esperar al romper una regla, es menos probable que la rompa. Sin embargo, si no aplicas las consecuencias de forma consistente cuando él rompa una regla, éstas no tendrán ninguna importancia cuando se trate de poner fin a su mala conducta. Tienes que aplicar consecuencias todas y cada una de las veces.

  3. Déjalo tener un poco de control sobre su propia vida, aconseja Kids Health. El asunto con los adolescentes es que ellos se perciben a sí mismos como más maduros de lo que realmente son, pero a menos de que les permitas tener algo de control, nunca aprenderán a madurar hasta volverse adultos propiamente dichos. Por ejemplo, al seleccionar consecuencias para cuando tu hijo rompa las reglas, permite que él te ayude a crearlas. Esto le da algo de control sobre las reglas y hace menos probable que las rompa. Cuando tu hijo tiene algo de control sobre su propia vida, siente que ésta es más justa y es más probable que respete las reglas.

  4. Anima a tu hijo para que libere el estrés y la ira de forma saludable. De acuerdo con HelpGuide.org, tu hijo necesita tiempo para calmarse y liberar el estrés de vez en cuando. Tu trabajo es proporcionarle un lugar saludable para hacerlo; de lo contrario, él podría buscar la manera de liberar su ira y estrés mediante una conducta inapropiada. Por ejemplo, anímalo a inscribirse en un deporte de contacto, empezar a correr, formar parte de un gimnasio o simplemente usar una frase de seguridad, como "tomaré 5 minutos", cuando sienta que necesita calmarse sin temor a las repercusiones. Imagina que estás en medio de una discusión acalorada y tu hijo siente que su ira está aumentando hasta un nivel con el que no se siente cómodo. Al usar la frase de seguridad, ambos saben que él necesita unos minutos para calmarse y que no hace falta discutir más.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por alejandro cardiel