Cómo freír pasta

El espagueti y las albóndigas o salsa marinara es una comida de comodidad de Estados Unidos clásica, pero a veces la pasta se pierde en la salsa. Freír pasta abre un nuevo mundo de posibilidades, desde servirla como un plato secundario caramelizado y crujiente a usarlo como la base de almidón de un sofreír que incorpore otros ingredientes sabrosos como vegetales, hongos o tiras de pollo y filetes. Elige formas largas y finas como espagueti, pasta fina o cabellos de ángel, ya que se fríen rápido sin ponerse pulposos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Olla de cocina grande
  • Agua
  • Sal
  • Tenedor para pasta
  • Colador o filtro
  • Toallas de papel
  • Sartén grande pesada
  • Aceite de oliva
  • Manteca
  • Espátula o girador grande
  • Plato para servir

Instrucciones

  1. Cocina la pasta de tu elección en mucha agua salada de acuerdo a las instrucciones del paquete. No la cocines del todo, o hasta la etapa de al dente, donde retiene algo de su masticabilidad, ya que se terminará de cocinar durante el freído. Drena la pasta completamente en un colador (pero no la enjuagues) y espárcela en toallas de papel para secar.

  2. Calienta cantidades iguales de aceite de olvida y manteca en una sartén grande y pesada desde calor medio a medio-alto y llévala justo antes del punto de humo. Añade tanta cantidad de pasta seca a la mezcla como encaje de manera cómoda en la sartén y esparce lo más equitativamente posible.

  3. Reduce el calor a medio, presionando hacia abajo de manera suave en la pasta con la espátula y cocina entre 2 minutos y 1/2 a 3 minutos, levantando los bordes ocasionalmente para comprobar un color dorado-marrón.

  4. Desliza la espátula debajo del centro de la pasta y gírala, repitiendo este paso para cualquier sección que se rompa. Presiona suavemente y sigue cocinando durante otros 2 minutos y 1/2 a 3 minutos, levantando los bordes para comprobar si está listo en el segundo lado. Desliza la pasta freída en el plato para servir y sirve de inmediato.

Consejos y advertencias

  • Fríe la pasta en grupos pequeños en vez de uno grande, añadiendo más aceite de oliva y manteca si la sartén parece seca. Esto mantiene el aceite y manteca caliente y asegura más carácter crujiente en los fideos terminados.
  • Para incorporar carne en la pasta freída, asegúrate de que esté cortada muy fina para que se cocine rápido mientras los fideos se vuelven crujientes. Vaporiza vegetales como zanahorias, guisantes o brócoli antes de añadirlos a la sartén. Saltea cebollas cortadas de manera fina o ajo picado hasta que esté tierno justo antes de añadir la pasta drenada a la sartén.
  • Cuando sirvas pasta freída, ten sal, pimienta y queso parmesano a mano como condimentos adicionales.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel lovejoy | Traducido por lucas huidobro