¿Por qué freír la comida no es saludable?

Estás mucho mejor si horneas, asas, cocinas a la parrilla o al vapor los alimentos en lugar de freírlos. Hacerlo aumenta el consumo de grasas y calorías, especialmente si empanas los alimentos antes de freírlos, fríes en una temperatura demasiado baja o colocas demasiada comida en la olla a la vez. Poner demasiados alimentos en la olla a la vez reduce la temperatura del aceite, y las temperaturas más bajas aumentan la cantidad de tiempo que se necesita para freír la comida, lo que aumenta la cantidad de grasa absorbida durante la cocción. El alto contenido de grasa y calorías en los alimentos fritos aumenta el riesgo de numerosos problemas de salud.

Riesgo de obesidad aumentado

Los alimentos altos en grasa, tales como los alimentos fritos, son también más altos en calorías, ya que un gramo de grasa proporciona 9 calorías en comparación con las 4 calorías que se encuentran en cada gramo de proteínas o carbohidratos. Si comes alimentos fritos con regularidad, eres más propenso a tener sobrepeso u obesidad. Un estudio publicado en la edición de febrero 2013 de "Nutrition, Metabolism and Cardiovascular Diseases" encontró que el consumo de alimentos fritos más de cuatro veces por semana aumenta el riesgo de obesidad en comparación con el consumo de estos alimentos menos de dos veces por semana.

El aumento de riesgo de accidente cerebrovascular

La cocina sureña, que normalmente incluye una gran cantidad de alimentos fritos, puede aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular, según un informe de 2013 de CBS News de febrero. Además, podrá aumentar tu riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular en un 41 por ciento si comes platos fritos sureños por lo menos seis veces por semana en comparación al consume de este tipo de alimentos a menos de una vez al mes, según un estudio dirigido por el epidemiólogo nutricional Dr. Suzanne Judd de la University of Alabama, Birmingham. Si fríes los alimentos en un tipo de grasa que proporciona una gran cantidad de grasas saturadas, como la mantequilla, la manteca de cerdo o aceite de coco, también puedes aumentar el colesterol y el riesgo de enfermedades del corazón.

Riesgo de diabetes aumentado

El consumo de alimentos fritos regularmente está vinculado a un mayor riesgo de diabetes tipo 2, según un estudio publicado en "Diabetes Care" en abril de 2011. No son sólo los alimentos fritos aumentan el riesgo de diabetes, según otro estudio, publicado en "Science Nutrition & Food" en 2013, encontró que las mujeres que comían alimentos en frituras poco profundas todos los días eran más propensas a padecer diabetes que las que comían estos alimentos con menos frecuencia.

Riesgo de cáncer aumentado

Limitar la cantidad de comida frita que comes puede ayudarte a reducir tu riesgo de cáncer de próstata. Las personas que comían algunos de los alimentos más típicamente fritos, como el pescado frito, pollo frito, buñuelos o papas fritas, por lo menos una vez a la semana tenían un riesgo mayor de cáncer de próstata en comparación con las que comían estos alimentos menos de una vez a la semana en un estudio publicado en la revista "Prostate" en junio de 2013.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica bruso | Traducido por carlos alberto feruglio