Cómo freír camarones

Escrito por brynne chandler | Traducido por sofia loffreda
Los camarones cocidos se vuelven crujientes cuando se fríen.

Los camarones fritos tienen un sabor delicado y crujiente que los hace irresistibles. Por lo general se hace con camarones crudos, pero no hay ninguna razón para que no puedas freír camarones ya cocidos si lo haces correctamente. Sobrecocinar los camarones los hará más gomosos y duros, pero freírlos en pasta ayuda a retener la humedad, y la cocción a alta temperatura los hará crujientes rápidamente. La pasta de cerveza se vuelve crujiente más rápido que otros tipos debido a la forma en que el alcohol reacciona con el aceite caliente.

Llena una freidora a dos tercios de su capacidad con aceite de canola o aceite de cacahuete y caliéntala a 375 grados F.

Llena un recipiente con dos a tres pulgadas de harina. Agrega sal y pimienta a gusto y mezcla con los dedos.

Añade la cerveza lentamente, batiendo la harina hasta obtener una pasta espesa.

Cubre los camarones cocidos en la pasta de cerveza y suéltalos en el aceite tan pronto como haya alcanzado los 375 grados F.

Fríe los camarones durante uno o dos minutos o hasta que la masa esté dorada y crujiente.

Saca los camarones con una espumadera y ponlos en un plato cubierto con toallas de papel para la absorción.

Consejo

Fríe los camarones cocidos en pequeñas cantidades para que no se peguen entre sí.

Advertencias

Nunca frías los camarones cocidos que huelen mal o se ven verdosos.