Cómo freír con aceite de coco

Si estás buscando una forma de introducir una dimensión de sabor nueva y única a tus comidas fritas favoritas, prueba freírlas con aceite de coco (coconut). El aceite posee un sabor ligeramente dulce a coco que es impartido sutilmente a los alimentos que son cocinados en él. Prueba cocinar todo desde alas de pollo hasta batatas fritas y pimientos (peppers) jalapeños, así como postres como rosquillas y barras de dulce con masa, para dar un toque tropical a tus alimentos fritos favoritos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Freidora eléctrica u olla profunda con fondo resistente
  • Termómetro para frituras o dulces
  • Espumadera o pinza de metal
  • Servilletas de papel

Instrucciones

  1. Agrega el aceite de coco suficiente para sumergir por completo los alimentos en una olla o freidora eléctrica.

  2. Calienta el aceite de coco según tu receta, o a la temperatura estándar para freír de 325 a 375 grados Fahrenheit. Usa un termómetro para frituras o dulces para determinar una lectura exacta.

  3. Cuando el aceite alcance la temperatura deseada, introduce suavemente los alimentos que vas a freír con una pinza o una espumadera. Sólo agrega algunos alimentos a la vez para mantener la temperatura del aceite.

  4. Cocina los alimentos por el tiempo sugerido en la receta, que variará dependiendo del tamaño. Retira los alimentos del aceite caliente y deja escurrir sobre servilletas de papel para absorber el exceso de aceite.

  5. Deja que el aceite vuelva a la temperatura sugerida en la receta y repite el proceso de cocción con el resto de los alimentos.

Consejos y advertencias

  • Existen diferentes variedades de aceite de coco, cada una de las cuales tiene una mejor aplicación que varían desde cocinar hasta el cuidado de la piel y el pelo y la pérdida de peso. El aceite de coco sin refinar es mejor para cocinar.
  • Si no tienes una freidora o un termómetro a mano, prueba colocar un trozo pequeño de pan en el aceite para determinar si está lo suficientemente caliente para cocinar. Si el pan crepita y tarda pocos segundos en dorarse, el aceite está listo para cocinar. Si no sucede nada o el aceite salpica violentamente cuando introduces el pan, es que está demasiado frío o demasiado caliente, respectivamente.
  • El aceite caliente puede causar quemaduras severas, por lo que debes tener cuidado cuando fríes. Si es posible, seca los alimentos antes de agregarlos al aceite, ya que la humedad hace que el aceite caliente salpique. Si vas a freír en una olla sobre la hornilla, llénala hasta no más de la mitad con aceite para evitar derrames y contener las salpicaduras. Usa una pinza larga o una espátula con una manija larga para evitar acercarte mucho al aceite caliente cuando agregues o saques los alimentos.
  • Si el aceite toma fuego, usa bicarbonato, una toalla mojada o un extintor para apagar las llamas.

Más galerías de fotos



Escrito por christina kalinowski | Traducido por maria eugenia gonzalez