¿Cuál es la frecuencia respiratoria normal en los niños?

Los niños respiran más rápidamente que los adultos. El tamaño del cuerpo, el peso y nivel de actividad influyen en la frecuencia de respiración normal. Pero la edad es el factor más comúnmente utilizado para determinar los valores normales. La frecuencia respiratoria normal varía de 30 a 60 respiraciones por minuto en el momento de nacer a un nivel tan bajo como de 12 a 16 respiraciones por minuto a la edad de 18 años. La respiración mantiene el equilibrio crítico de oxígeno y dióxido de carbono del niño.

Definición

Según el New York State Department of Health, los bebés, desde el nacimiento hasta 1 año, deberían tener entre 30 a 60 respiraciones por minuto. Los niños pequeños, de 1 a 3 años, respiran 24 a 40 veces por minuto. Los niños de edad preescolar, entre las edades de 3 a 6 años, tienen un promedio de 22 a 34 respiraciones por minuto. De seis a 12 años de edad respiran de 18 a 30 respiraciones por minuto. Los adolescentes, con edades comprendidas entre 12 y 18 años, tienen de 12 a 16 respiraciones por minuto.

Consideraciones

Los niños no son todos iguales, y varias autoridades informan sobre frecuencias respiratorias normales ligeramente diferentes, aunque la mayoría son de sólo unos pocos puntos porcentuales. Pero la tendencia al descenso de la frecuencia normal con el incremento de la edad sigue siendo la misma en todos los casos. Las frecuencias normales varían según el peso, los niveles de actividad y el desarrollo relacionado con el crecimiento.

Importancia2

La frecuencia respiratoria normal es importante debido a que la respiración proporciona oxígeno para el desarrollo del corazón, cerebro, hígado y todos los otros sistemas de órganos del niño. Un niño no sólo necesita oxígeno para el metabolismo en curso, al igual que el adulto, sino para la creación de nuevos y cada vez más tejidos, huesos y nervios. La respiración también elimina el dióxido de carbono, el desecho natural del metabolismo y el crecimiento. La bioquímica del niño está cuidadosamente equilibrada entre mucho y muy poco dióxido de carbono. Una frecuencia respiratoria normal es uno de los reguladores más importantes de ese equilibrio.

Peligros

Según el Dr. A. T. Rotta, en la edición de marzo de 2003 de "Respiratory Care", muchas de las más importantes la emergencias respiratorias de la infancia están relacionadas con la frecuencia respiratoria. La respiración lenta produce falta de oxígeno y daño a los sistemas más activos de crecimiento. La acumulación de demasiado dióxido de carbono puede causar la pérdida de la conciencia, convulsiones y coma. Esto puede ser causado por una obstrucción de las vías respiratorias, inflamación o ingestión accidental de medicamentos depresores como analgésicos, tranquilizantes y sustancias tóxicas. Respirar demasiado rápido causará la eliminación de demasiado dióxido de carbono. Esto provoca latidos cardíacos irregulares, cambios en el flujo sanguíneo a los órganos vitales y cambios neurológicos. La fiebre alta y la ingestión accidental de estimulantes pueden causar este desequilibrio.

Identificación

La frecuencia respiratoria normal en los niños es fácil de medir. Simplemente cuenta los ciclos respiratorios, una inhalación y una exhalación es una respiración completa, en un minuto. No cuentes parte de un minuto y lo multipliques. Un menor ritmo de la respiración puede ser irregular debido al dolor, llanto o agitación. Comprueba también la profundidad de cada respiración. Si la respiración es muy superficial o profunda, puede tener como resultado perturbaciones en el oxígeno y dióxido de carbono. Todos los signos y síntomas que acompañan a un ritmo de respiración anormal deberían recibir atención médica inmediata.

Más galerías de fotos



Escrito por walt pickut | Traducido por marcela carniglia