Frecuencia de exacerbación y pronóstico de la EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica, un trastorno pulmonar inflamatorio causado por la exposición al humo del tabaco y otros irritantes de las vías respiratorias, se convirtió en la tercera causa principal de muerte entre los adultos de EE.UU. en 2008. En la mayoría de la gente, por supuesto la EPOC se manifiesta progresivamente por pocos episodios intermitentes de síntomas intensos (tos, falta de aire y la producción de moco) llamados exacerbaciones. De acuerdo con una revisión de noviembre en 2012 "Thorax", el número y gravedad de las exacerbaciones predicen el pronóstico a largo plazo para las personas con EPOC.

Causas y características

Según la Iniciativa global para la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, la mayoría de las exacerbaciones son provocadas por infecciones virales de las vías respiratorias superiores o infecciones bacterianas de las vías respiratorias inferiores y los pulmones. No tomar u olvidar tomar medicamentos también puede desencadenar una exacerbación. Aunque la mayoría de las personas con EPOC tienen leves fluctuaciones en los síntomas del día a día, las exacerbaciones representan un alejamiento marcado y brusco de los patrones diarios y requieren un cambio en tu plan de tratamiento habitual. Las exacerbaciones que son lo suficientemente graves como para requerir hospitalización se asocian con un peor pronóstico.

Necesidad de hospitalización

Al menos el 80 por ciento de las exacerbaciones de la EPOC puede manejarse en el hogar, y algunas personas que tienen frecuentes exacerbaciones leves (lo que los médicos llaman "exacerbaciones frecuentes") parecen mantener un patrón estable durante varios años. Si tienes problemas médicos subyacentes, tales como insuficiencia cardíaca o diabetes, si te quedas muy corto de respiración en reposo, si los síntomas no responden a los medicamentos recetados por tu médico, o si se desarrollan nuevos síntomas, como la retención de líquido o coloración azul de los labios o las extremidades, es posible que debas ser hospitalizado.

Las exacerbaciones seguidas de muerte

En un estudio realizado en la McGill University de Canadá, alrededor del 75 por ciento de las personas con EPOC mueren durante los 8 años después de su primera hospitalización por una exacerbación. La probabilidad de morir es especialmente alta durante las primeras semanas después de cada crisis grave, y la salud de una persona disminuye drásticamente después de una segunda hospitalización. Alrededor del 40 por ciento de las personas que requieren ventilación artificial durante una exacerbación mueren dentro del primer año después del alta del hospital.

Prevención

Los estudios sugieren que una sola exacerbación grave aumenta el riesgo de muerte para una persona con EPOC, y cada exacerbación grave sucesiva puede llevar a una crisis irreversible en la salud. Prevenir las exacerbaciones graves es esencial para preservar la función y prolongar la vida de las personas con EPOC. Con este objetivo, la Iniciativa Mundial de 2013 para la enfermedad pulmonar crónica hace hincapié en la necesidad de dejar de fumar y colocarse las vacunas para la gripe, la neumonía y otras enfermedades respiratorias. Si tu médico te ha recetado oxígeno, inhaladores o medicamentos orales, adherirse al plan de tratamiento es de vital importancia para la prevención de las exacerbaciones. Los que descuidan un medicamento o apagan el oxígeno, porque se sienten relativamente bien pueden experimentar descensos repentinos que no se pueden abordar con sólo reiniciar el tratamiento. Un programa de rehabilitación pulmonar, que proporciona entrenamiento respiratorio y de fuerza, orientación nutricional e instrucción en el uso de medicamentos, es un aspecto importante del tratamiento de la EPOC que se puede realizar antes o después de una exacerbación. Estos programas mejoran la capacidad funcional y el bienestar general de las personas con EPOC. Haz que tu médico revise tu plan de tratamiento y el cronograma de vacunas, y pregunta si la rehabilitación pulmonar es apropiada para ti.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por vanina frickel